News

Cambio en el uso del suelo en Halton

Panorámica desde los escarpados de Niagara al sur de la provincia de Ontario

El Consejo Regional de Halton al oeste de Toronto, conformado por los alcaldes y representantes de Oakville, Burlington, Milton y Halton Hills, está próximo a tomar la decisión sobre el destino de más de 2000 hectáreas que actualmente son áreas de cultivo para realizar un cambio en el uso del suelo en Halton.

La tendencia del gobierno conservador del premier Doug Ford, que se prepara para las elecciones de esta primavera, es expansionista y se orienta hacia las promesas sobre el aumento en la construcción de viviendas.

La administración de Ford pretende el cambio en el suelo en Halton y que más de 2000 hectáreas que actualmente son utilizadas para el cultivo de alimentos locales, se conviertan en tierras para el desarrollo de nuevos proyectos de vivienda.

La decisión, que tendrá que adoptar el Consejo Regional, no es una cuestión menor, pues si bien es cierto que estas tierras ya han sido degradadas en el pasado, erradicando los bosques originales, para ser transformadas en áreas de cultivo, también es cierto que la producción de alimentos a través de la agricultura, al menos genera impactos muy inferiores a los que podrían generarse por cuenta del desarrollo urbanístico.

Las áreas de cultivo, aunque en una proporción mucho menor que en bosques primarios, son más aptas que las zonas urbanas, como hábitat de miles de especies animales que enriquecen la biodiversidad de la región generando una inmensa cantidad de beneficios en los más diversos factores como la salud, la economía y garantizan el flujo constante de materia y energía en un determinado ecosistema.

En contraposición, la expansión de las zonas de desarrollo urbano, como pretende Ford, generan un mayor gasto de combustibles fósiles, por ende, una mayor emisión de gases de efecto invernadero, deterioro de la calidad del aire, desplazamiento de fauna y debilitamiento de la red trófica (cadena alimenticia).

El profesor Samuel Brody, Director del Instituto para Comunidades Costeras Sostenibles de la Universidad Texas, expone en una investigación dada a conocer a través de la publicación científica The Nature que “La expansión descontrolada generalmente se tipifica como un desarrollo desordenado de baja densidad que se extiende en espiral hacia afuera desde los centros urbanos. Durante años, los científicos han argumentado que los patrones de desarrollo urbano y suburbano en expansión están creando impactos negativos que incluyen la fragmentación del hábitat, la contaminación del agua y el aire, mayores costos de infraestructura, desigualdad y homogeneidad social. Comprender las causas, las consecuencias y las implicaciones políticas relacionadas con la expansión puede proporcionar información importante sobre cómo construir comunidades más sostenibles a largo plazo”.

A pesar de que los argumentos científicos han servido de base para construir la hoja de ruta para el crecimiento de la provincia más poblada en Canadá, la tendencia de los gobiernos conservadores, como el del actual premier de Ontario, generalmente prefieren desconocer, ignorar y desechar argumentos técnicos y científicos y anteponer los intereses electorales y económicos de corto plazo tal y como lo ha demostrado al socavar la Ley de Especies en Peligro de Extinción de Ontario, la Ley de Evaluación Ambiental y la eliminación del impuesto al carbono al que calificó en el pasado como “robos de efectivo del gobierno que no hacen nada por el medio ambiente”, polémicas ante las que también se ha visto enfrentado.

You may be interested in: Five endemic mammals of Canada

El ministro de Asuntos Municipales y Vivienda de Ontario, Steve Clark argumenta que el plan expansionista de cambio en el uso del suelo en Halton, al transformar tierras de cultivo en áreas para la construcción de populosos barrios, se basa en una proyección de crecimiento de la población de 580 mil personas a 1.1 millones a 2050.

La alcaldesa de Burlington, uno de los municipios que componen la región de Halton afirma que es poco inteligente planificar a 30 años teniendo en cuenta que la región está cambiando vertiginosamente todos los días y agrega que “Mis hijos harán trabajos que aún no se han inventado. Realmente deberíamos ser extremadamente cautelosos al tomar cualquier decisión irreversible sobre las tierras de cultivo que nos alimentan”.

Y mientras que una inmensa mayoría de voces de expertos en la academia instan a los gobernantes de todo el planeta a construir áreas de mayor densidad con el objetivo de hacerlas más sostenibles y de esta manera minimizar al máximo los impactos de la creciente población mundial, el Premier de Ontario prefiere realizar un cambio en el uso del suelo en Halton, una región característica por su hermosa vista desde los escarpados de Niagara y sus amplios valles llenos de cultivos que suministran alimentos localmente.

Deja un comentario