Natural Stories

Cuatro mujeres que luchan por el planeta azul

Natural Press se une al reconocimiento que la ONU hace a varias mujeres en el mundo que luchan por salvar el planeta azul.

Nemonte Nenquimo

Ser reconocida como una de las mujeres más influyentes del mundo por la revista Time en 2020, no era lo que buscaba Nomonte Nenquimo con sus acciones, lo que quería la activista por los derechos indígenas era que su hija de cuatro años viviera en paz, rodeada de la riqueza de sus tierras ancestrales, en lo más profundo de la Amazonía ecuatoriana.

“Mientras crecía, vi de muy cerca cómo las mujeres expresaban a través de la música que todo lo que vemos de esa selva verde está allí porque nuestros antepasados lo defendían y protegían”, dice Nenquimo, integrante de la comunidad indígena Waorani y quien dice tener en sus venas “sangre de guerrera”.Pero el campo de batalla de Nemonte Nenquimo es la sala del tribunal y ella lucha con los hechos.

Quizá la demanda más famosa de esta activista y líder del pueblo Waorani que vive en la Amazonía ecuatoriana sea la que presentó contra su propio gobierno. En 2019, el pueblo Waorani detuvo la extracción de petróleo en la selva ecuatoriana, con lo cual se logró la protección de 200.000 de hectáreas de la Amazonía, lo cual salvaguardó vidas y medios de subsistencia y estableció un precedente legal para los derechos indígenas regionales.

Crecí rodeada de los cantos de las sabias mujeres de mi comunidad, quienes decían que el bosque verde que vemos hoy está ahí porque nuestros antepasados ​​lo protegieron”, dice la activista Waorani.

Nenquimo también es cofundadora de Ceibo Alliance, una organización que reúne a las comunidades indígenas para proteger los territorios del bosque tropical y su supervivencia cultural y, al mismo tiempo, promover la energía solar y la creación de oportunidades económicas para las mujeres. En 2020, fue nombrada una de las personas más influyentes del mundo por la revista Time.

Nemonte Nenquimo

Activista y líder del pueblo Waorani en Ecuador

“Crecí rodeada de los cantos de las sabias mujeres de mi comunidad, quienes decían que el bosque verde que vemos hoy está ahí porque nuestros antepasados ​​lo protegieron”, Nemonte Nenquimo.

Nzambi Matee

El pequeño taller de Nzambi Matee en Nairobi, Kenia, está repleto de tubos de metal y engranajes de máquinas.

Puede parecer caótico para quienes no la conocen, pero Matee,  inventó y empezó su emprendimiento a los 29 años. Ella se siente como en casa en la fábrica de adoquines de plástico, el  lugar  donde desarrolló el prototipo  de la máquina que sustenta su empresa, Gjenge Makers.

Cada día, la empresa produce 1.500 adoquines que son apreciados por las escuelas y los propietarios de viviendas porque son duraderos y asequibles. Gjenge Makers también está dando una segunda vida a las botellas de plástico y otros recipientes que de otro modo terminarían en los vertederos o, peor aún, en las calles de Nairobi.

“Es absurdo que todavía tengamos el problema de proporcionar un refugio decente, una necesidad humana básica”, dijo Matee. “El plástico es un material que se utiliza y se malinterpreta. El potencial es enorme, pero su vida futura puede ser desastrosa “.

Su negocio ahora produce 1.500 adoquines para pavimentar senderos, al tiempo que reduce la cantidad de desechos plásticos en las calles y en los basurales.

Matee hace que todo parezca simple, pero desarrollar la tecnología para producir los ladrillos requirió un año de su tiempo y exigió que renunciara a su trabajo en una compañía petrolera de Kenia, una decisión que ella compara con saltar de un acantilado sin paracaídas. Pero lanza la pregunta: “¿No es así como se hacen las grandes cosas?”

 

Nzambi Matee

Recolección de residuos y procesamiento

“El plástico es un material que se usa mal y se interpreta mal”, dice la ngeniera. “Su potencial es enorme, pero su vida posconsumo puede ser desastrosa”, Nzambi Matee

Niria Alicia García

Niria Alicia García, no camina, ella corre por la ruta del salmón, recorre 480 kilómetros en el transcurso de dos semanas, todos los años.

Niria Alicia García está de pie a orillas del río Sacramento de California, sosteniendo su teléfono. Es mediados de verano y el ancho y constante canal está flanqueado por sauces, cuyas ramas se arrastran hasta el suelo.

García, que está transmitiendo en vivo, apaga su teléfono y muestra a un grupo de mujeres indígenas con máscaras rezando junto al río, que brilla bajo el sol. García y las mujeres están participando en Run4Salmon 2020, un evento para crear conciencia sobre la difícil situación del salmón Chinook, que ha alcanzado números críticamente bajos.

Mientras las mujeres oran, García, de 28 años, mira directamente a la lente de su teléfono y habla.”La razón por la que estamos luchando para recuperar el salmón Chinook es que son una especie clave aquí”, dice. “También son sagrados para el pueblo Winnemem Wintu y muchas otras comunidades indígenas desde California hasta Canadá y Alaska”.

Egresada de estudios ambientales y defensora xicana de los derechos humanos, es organizadora de Run4Salmon, una travesía que sigue el viaje del salmón desde el delta de Sacramento-San Joaquín hasta el río McCloud. La población de salmón Chinook ha disminuido durante los últimos 150 años y algunos consideran que el pez es como los canarios en la mina de carbón que nos alertan sobre los efectos del cambio climático.

Los participantes de Run4Salmon, cariñosamente conocida como la “Ironman indígena”,  caminan, corren, andan en bicicleta, reman o montan a caballo para crear conciencia sobre la disminución del salmón Chinook y pedir la protección de toda la vida silvestre. Si bien la distancia puede parecer abrumadora, para García, el mayor desafío es “ver que el gobierno continúe actuando como de costumbre, como si el mundo no se estuviera quemando y los ríos no se estuvieran secando”.

Niria Alicia García

Run4Salmon 2020

“La razón por la que estamos luchando para recuperar el salmón Chinook es que son una especie clave y también son sagrados para el pueblo Winnemem Wintu y muchas otras comunidades indígenas desde California hasta Canadá y Alaska”, Niria Alicia García

Xiaoyuan Ren

Para muchas personas en las zonas rurales de China, beber un vaso de agua suele ser una tirada de dados. La escorrentía agrícola y los desechos químicos de las fábricas han dejado contaminada alrededor del 50 por ciento de las aguas subterráneas poco profundas del país, según algunas estimaciones. Cada año, el agua contaminada enferma a millones de personas en todo el mundo, un hecho que Xiaoyuan “Charlene” Ren conoce muy bien.

Ren es el fundadora de MyH2O, una plataforma de datos que registra la calidad del agua subterránea en las zonas rurales de China. La aplicación permite a los residentes saber dónde encontrar agua potable y conecta a las comunidades con empresas privadas y organizaciones sin fines de lucro que brindan soluciones de agua potable.

La aplicación también conecta a las comunidades con empresas de filtración de agua y otros proveedores de soluciones de agua. Desde su lanzamiento en 2015, la plataforma, que da servicio a 1.000 pueblos en 26 provincias, ha ayudado a decenas de miles de personas a acceder a agua potable. “Si ves algo que debe cambiarse”, dice, “conviértete en el que está allí para cambiarlo”.

“Imagina dos vasos de agua, ambos con el mismo aspecto, pero uno está limpio y el otro podría enfermarte. ¿Cómo eliges? pregunta Ren, quien se crió en Beijing pero tiene familia fuera de la capital china. “Este es el dilema al que se enfrentan mis abuelos. Nos proponemos cambiar eso. El agua no debe ser un artículo de lujo “.

 

Xiaoyuan Ren

Agua limpia, un derecho de todos

. “Si ves algo que debe cambiarse”, dice, “conviértete en el que está allí para cambiarlo”,Xiaoyuan Ren

Las mujeres están desempeñando un papel de liderazgo en la lucha contra algunas de las mayores amenazas ambientales del planeta, desde el cambio climático hasta la pérdida de especies y la contaminación. Conocer sus historias nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre las contribuciones de las mujeres como cuidadoras de las personas y la naturaleza, defensoras de los derechos humanos y ambientales y representantes de los intereses de aquellas y aquellos cuyas voces, de otro modo, no serían escuchadas.

Historia originales ONU, Campeonas de la Tierra 2020

 

Related Posts

Deja un comentario