Natural Stories

El oso más gordo del mundo

Al finalizar la #FatBearWeek en el parque nacional Katmai, en donde se realizó, como ya es tradicional, el concurso para elegir al más gordo de la comarca, el público culto y conocedor, a través de las redes sociales y la página Explore.org, dio como ganador a 747 a quien han llamado ‘El conde de Avoirdupois’, no sabemos si en realidad es el oso más gordo del mundo, pero de no serlo, será uno de los más gordos.

Atrás dejó a los duros competidores a quienes se enfrentó durante toda la competencia y que procuraron una gran cantidad de salmón en el río Brooks en el estado de Alaska en los Estados Unidos.

Cuadro de honor #FatBearWeek - Katmail National Park

El oso, el 747 “fue clasificado por primera vez y se le dio su número en 2004. Desde entonces, ha crecido hasta ser quizás el oso más grande y pesado del río Brooks. Aunque el 747 ha sido uno de los osos más grandes del río, este es su primer Campeonato de la Semana Fat Bear. Este año realmente aumentó de peso, parecía lo suficientemente gordo como para hibernar en julio y, sin embargo, continuó comiendo hasta que su vientre pareció arrastrarse por el suelo a fines de septiembre. Cuando se le preguntó qué piensa hacer ahora que ha ganado, la única respuesta fue una mirada antes de volver a pescar en el jacuzzi cerca de Brooks Falls, uno de sus lugares favoritos para pescar”, afirmó el Parque Nacional Katmai en un comunicado de prensa dando el parte ganador.

No en vano durante décadas el popular “Jumbo 747” de la empresa Boeing, fue el avión de pasajeros más grande del mundo hasta que lo destronó el A-380 fabricado por Airbus. Pudo ser que este inmenso avión, el 747 haya sido destronado como el más grande del mundo, sin embargo, en Alaska reina aún ese número en poder de este titánico animal que al parecer puede ser el oso más gordo del mundo.

Jumbo 747 Alaska Airlines - Foto Cortesía de Plane.org

Los osos gordos ejemplifican la riqueza del Parque Nacional Katmai y la Bahía de Bristol, Alaska, una región salvaje que alberga más osos pardos que personas y las razas más grandes y saludables de salmón rojo que quedan en el planeta.

Brooks Falls - Katmai National Park - Alaska, US

A tan sólo una hora de vuelo desde Anchorage, la capital del estado más septentrional de los Estados Unidos, se encuentra el parque nacional Katmai y en él, una de las cascadas más famosas en cuanto a la vida de los osos pardos se refiere, Brooks Falls. Desde allí decenas de osos, machos, hembras, gordos, flacos, viejos y jóvenes, compiten cada año por conseguir la mayor cantidad posible de ese manjar que viene viajando desde el océano hasta las partes altas de los ríos en los que desova para dar paso a una nueva generación de peces.

Estos peces, los salmones, como Natural Press lo publicó en artículo anterior, titulado Los salmones siembran bosques, son la piedra angular de la red trófica, lo que conocemos como ‘cadena alimenticia’, sin ellos, ni los osos ni las águilas, ni muchas otras especies presentes en la zona podrían sobrevivir al crudo y prolongado invierno boreal. Pero no sólo mantienen la panza llena de estos osos barrigones, se ha descubierto que gracias a la fijación de nutrientes en los suelos, los salmones son los responsables del crecimiento de los bosques en un tercio más que en lugares de similares condiciones pero donde no habitan los salmones.

Por ahora, el “Jumbo 747 de Katmai Airlines”, será el oso más gordo del mundo y uno de los osos que mayores posibilidades tendrá de sobrevivir un invierno más en esas gélidas tierras en donde salmones, osos, lobos, cuervos, águilas, glotones, zorros y muchos otros animales más, batallan año a año por su supervivencia.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *