News

Por contaminación del aire mueren 4 millones de personas al año

Un total de 4 millones de muertes por año en todo el mundo, incluidas las muertes por enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón, enfermedades pulmonares crónicas, accidentes cerebrovasculares, infecciones respiratorias y diabetes tipo 2 son provocadas por La exposición prolongada a la contaminación del aire en forma de partículas finas, según el  nuevo estudio global sobre contaminación del aire e impacto en la salud, más completo que jamás se haya realizado. El estudio fue publicado recientemente en Nature Communications.

El equipo de investigación internacional dirigido por el Dr. Michael Brauer de la Universidad de Columbia Británica y el Dr. Randall Martin de la Universidad de Washington en St. Louis fueron los responsable de la publicación que se convierte en el análisis más detallado jamás realizado sobre las fuentes de contaminación atmosférica global y sus impactos en la salud.

En el  estudio los investigadores han estimado la contribución de las principales fuentes de contaminación del aire para 204 países y territorios, poniendo los datos a disposición del público en un sitio web interactivo .

“Sabemos desde hace un tiempo que la contaminación del aire es un gran contribuyente a las muertes”, dice el Dr. Brauer, profesor de la escuela de población y salud pública de la UBC. “Este estudio proporciona una perspectiva global de la importancia relativa de las diferentes fuentes y un punto de partida para los muchos países del mundo que aún tienen que abordar la contaminación del aire como un problema de salud”.

La combustión de combustibles fósiles y el uso de energía residencial plantean desafíos críticos. Los hallazgos trazan un mapa de dónde proviene la contaminación del aire en cada país del mundo, sus efectos en la salud y qué fuentes de contaminación del aire representan la mayoría de las muertes entre 2017 y 2019.

Este gran conjunto de datos es el primero en estimar las contribuciones globales de más de 20 fuentes de contaminación individuales, de sectores como la agricultura, el transporte, la generación de energía, los desechos y el uso de energía residencial. También es el primero en estudiar los impactos globales de combustibles específicos como biomasa sólida, carbón, petróleo y gas natural.

El equipo de investigación utilizó avances recientes en emisiones, modelado global y teledetección satelital de alta resolución para identificar las principales fuentes de contaminación del aire. Luego, estos datos se vincularon a los datos de la Carga mundial de enfermedades para estudiar sus impactos en la salud humana.

A nivel mundial, encontraron que más de un millón de muertes se podían evitar en 2017 al eliminar la combustión de combustibles fósiles, que representó más del 27 por ciento de todas las muertes debido a la contaminación del aire exterior. El carbón fue responsable de más de la mitad de estas muertes evitables.

Pero la categorización de los datos por sector, en lugar del tipo de combustible, muestra que las fuentes residenciales de contaminación contribuyeron a casi el 20 por ciento (740.000) de todas las muertes relacionadas con la contaminación del aire exterior en todo el mundo.

“El sector residencial, especialmente el uso de madera y otros combustibles de mala calidad para cocinar y calentar en las áreas rurales de los países de bajos ingresos, fue la principal fuente de contaminación y muertes”, dice el Dr. Brauer.

La Dra. Erin McDuffie, primera autora del estudio e investigadora asociada visitante en la Universidad de Washington en St. Louis, explicó que los países con el mayor número de muertes relacionadas con la contaminación del aire generalmente tenían contribuciones más importantes de fuentes de origen humano.

Estas grandes fuentes mundiales también incluyeron las emisiones de la generación de energía (10,2%; 390.000 muertes) y los procesos industriales (11,7%; 450.000 muertes).

Infografía Nature Communications
Infografía Nature Communications

La contaminación del aire como problema de salud

Tanto el Dr. Brauer como el Dr. McDuffie destacan que muchos países aún tienen que abordar la contaminación del aire como un problema de salud importante.

Dan Greenbaum, presidente del Health Effects Institute, principal financiador del proyecto, dice que esta nueva herramienta de análisis global sistemático proporciona respuestas invaluables a una pregunta clave para todos los gobiernos que trabajan para reducir la contaminación del aire y puede ayudar a priorizar las políticas de cambio para las áreas que necesitan más atención primero.

En el futuro, el Dr. Brauer espera enriquecer los datos adjuntando los costos a cada fuente que contribuye a la contaminación del aire.

Este estudio fue una colaboración entre investigadores de la escuela de población y salud pública de la UBC, la Universidad de Washington en St. Louis, la Universidad de Dalhousie, Spadaro Environmental Research Consultants (SERC), la Universidad de Washington, el Instituto Conjunto de Investigación del Cambio Global, la Universidad de Albany, Pekín. Universidad y Universidad de Harvard.

Con información de la Universidad de British Columbia en Canadá.

Related Posts

Deja un comentario