Natural Stories

¿Por qué el riesgo de extinción de dos especies de elefantes es tan nefasto?

¿Por qué el riesgo de extinción de dos especies de elefantes africanos es tan nefasto? es una pregunta que debemos hacernos con cada especie que ingresa a la lista.

Dos especies, el elefante de bosque africano (Loxodonta cyclotis) y el elefante de sabana africano (Loxodonta africana) entran en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza UICN  en estados en “En Peligro” y “Peligro Critico”. Una noticia poco alentadora para la salud mundial de los ecosistemas y los seres humanos pero con enormes esfuerzos para evitarlo.

La caza furtiva de marfil y la pérdida de sus hábitats ha permitido una disminución acelerada de sus poblaciones a lo largo de las décadas. Según la UICN, antes de la actualización que tiene a los elefantes en la Lista Roja, se consideraba una especie clasificada como “Vulnerable”, pero la aparición de nuevas pruebas genéticas divide a los elefantes en dos especies separadas y listadas en rojo.

El Dr. Barney Long, Director Principal para la Conservación Mundial de Especies de Global Wildlife Conservation afirma que “la reevaluación periódica del estado de una especie en la Lista Roja ayuda a identificar tendencias preocupantes, como las que están experimentando actualmente los elefantes de África.

Le puede interesar: Colombia en llamas

Los elefantes  son los mamíferos terrestres más grandes del mundo, su maravillosa inteligencia, su imponente imagen y el rol que cumplen en los bosques y sabanas africanas pone al mundo en alerta frente a la importancia de su conservación por ser  ingenieros de los ecosistemas que desempeñan un papel clave en los hábitats donde viven y ayudan a mantener el equilibrio de la biodiversidad en los ecosistemas que comparten con otras especies.

Gerardo Ceballos, conservacionista e investigador y uno de  los autores de la teoría de la Sexta Extinción Masiva, asegura que las cifras poco alentadoras de muertes de elefantes en África dejan saldos de un elefante muerto cada 15 minutos a manos de cazadores furtivos, una de las principales causas de su desaparición.

“Si los elefantes siguen desapareciendo, las sabanas empiezan a cambiar transformándose en bosques cerrados en los que crecen pastos altos que dan paso al florecimiento de muchas especies de roedores”, según Gerardo Ceballos quien también afirma que, “una investigación realizada por el mexicano Rodolfo Dirzo de la Universidad de Stanford en Estado Unidos, concluyó que en ese caso específico de 8 a 10 enfermedades contagiadas por esos roedores afectan a los seres humanos”.

Lo anterior indica de la perdida de elefantes en las sabanas africanas permitirá un aumento en las enfermedades transmitidas por especies que florecen en esos nuevos ecosistemas transformados.

El elefante de sabana africana considerado recientemente En Peligro por la UICN
El elefante de sabana africana considerado recientemente En Peligro por la UICN

Elefantes como dispersores de semillas

El caso de los elefantes del  bosque africano (Loxodonta cyclotis) también genera preocupación. El potencial de dispersión de grandes semillas en los elefantes del bosque africano es muy grande. Y aunque es más pequeño que el elefante de sabana, sus 2.5 metros en edad adulta lo hacen suficientemente grande para abrir paso en el bosque haciendo túneles para que otros animales puedan pasar y las semillas puedan germinar con el paso de la luz en el bosque africano.

Los elefantes dispersan las semillas mediante su consumo, las transportan y luego las suelta a través de sus excrementos, son principalmente frugívoros y realmente eficaces a la hora de regar semillas por todo el bosque regenerando la selva africana más que otro animal.

Ellos también son responsables de dispersar semillas a largas distancias, 57 kilómetros caminando según varios estudios que confirman el poder regenerador de esta especie.

Los elefantes del bosque africano como los de sabana también son presa del tráfico de marfil y la especie de bosque lo es aún más por el color rosado de sus colmillos. Si desaparecen los elefantes con ellos, disminuye y  se acaba la dispersión de semillas que sólo son consumidas por ellos, poniendo en riesgo el bosque que se regenera gracias al elefante del bosque africano.

Por ejemplo, en Uganda, las semillas de una planta llamada ‘Balanites Wilson’ son completamente dependientes de los elefantes de la sabana (Loxodonta africana) para consumir y dispersar sus semillas, ya que no existen otros animales que realicen esta función.

Cada año, la fiebre del marfil provoca la muerte de más de 20.000 elefantes”, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés). “El marfil de sus colmillos se ha convertido en símbolo de lujo y poder en los países asiáticos. Las mafias que controlan su venta ilegal actúan como una poderosa red criminal que contribuye a financiar guerrillas paramilitares o grupos terroristas”, advierte WWF.

Según la UICN, las últimas evaluaciones ponen de relieve una disminución general del número de elefantes africanos en todo el continente. El número de elefantes de bosque africanos ha disminuido en más de un 86% en un período de 31 años, mientras que la población de elefantes de sabana africanos lo ha hecho en al menos un 60% en los últimos 50 años, según las evaluaciones.

Ambas especies han sufrido fuertes disminuciones desde 2008 debido a un aumento significativo de la caza furtiva, que alcanzó su punto máximo en 2011, pero continúa amenazando a las poblaciones. La conversión continua de sus hábitats, principalmente para usos agrícolas, entre otros usos de la tierra, es otra amenaza importante. El Informe de la UICN sobre la Situación de los Elefantes Africanos de 2016 proporciona la estimación fiable más reciente de la población continental de las dos especies combinadas. Estimaciones de la UICN señalan que la población mundial de elefantes ha mermado en los últimos tres años en 110.000 ejemplares, hasta llegar a 415.000.

Los elefantes del bosque africano, son vulnerables por sus colmillos de marfil de color rosado.
Los elefantes del bosque africano, son vulnerables por sus colmillos de marfil de color rosado.

Para un problema una solución

A pesar de la tendencia general a la baja de ambas especies de elefantes africanos, las evaluaciones también destacan el impacto positivo de los esfuerzos de conservación. Las medidas contra la caza furtiva en el terreno junto con una legislación más favorable y una planificación del uso de las tierras que busca fomentar la coexistencia entre humanos y vida silvestre, han sido clave para el éxito de la conservación del elefante.

Como resultado, algunas poblaciones de elefantes de bosque se han estabilizado en áreas de conservación gestionadas adecuadamente, en Gabón y la República del Congo. El número de elefantes de sabana también se ha mantenido estable o ha crecido durante décadas, especialmente en el área de conservación transfronteriza Kavango-Zambeze, que alberga la subpoblación más importante de esta especie a escala del continente.

“Pocas especies provocan tal sentimiento de admiración como los elefantes africanos. Esta última evaluación nos muestra que incluso las especies más carismáticas necesitan nuestra protección inquebrantable”, dijo Sean T. O’Brien, Presidente y Director Ejecutivo de NatureServe, añadiendo: “Los exitosos esfuerzos de conservación que se han realizado hasta ahora nos traen esperanza, pero sólo un esfuerzo coordinado para reunir datos, políticas y conocimiento local ayudará a resolver el problema subyacente en cuestión: la extinción masiva de la preciosa biodiversidad de nuestro planeta.”

Related Posts

Deja un comentario