News

Restauración, comunidades que viven del bosque

Un nuevo estudio demuestra que la restauración permite que las comunidades puedan vivir del bosque. Para los autores la restauración forestal ocupa un lugar central en las conversaciones mundiales sobre la eliminación de carbono y la conservación de la biodiversidad, pero las investigaciones recientes rara vez reconocen las dimensiones sociales o las implicaciones de justicia ambiental relacionadas con su implementación.

Publicada en Nature Ecology & Evolution, la investigación concluyó que casi 300 millones de personas viven en tierras con oportunidades de restauración de bosques tropicales en el Sur Global, incluido el 12% de la población total en países de bajos ingresos y alrededor de mil millones de personas viven a pocos kilómetros de esas tierras. Muchas de estas personas afrotan estados de pobreza.

La restauración del paisaje forestal  que beneficia a las comunidades locales otorgándoles derechos para administrar y restaurar los bosques, proporciona una opción prometedora para alinear las agendas globales para la mitigación del clima, la conservación, la justicia ambiental y el desarrollo sostenible concluye en estudio.

La implementación justa y equitativa de los proyectos de restauración requerirá que las comunidades estén empoderadas para administrar y utilizar los bosques locales, según los autores del estudio. El manejo comunitario de áreas forestales incluye el derecho a acceder a los bosques, extraer recursos forestales y administrar tierras para beneficio de la comunidad.

“Argumentamos que el éxito de la restauración forestal global depende fundamentalmente de dar prioridad a las comunidades locales”, dijo el autor principal del estudio, James Erbaugh, de Dartmouth College, quien obtuvo un doctorado en la Escuela de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Universidad de Michigan.

“Empoderar a las comunidades locales para restaurar los bosques puede proporcionar beneficios para el bienestar humano a millones de las personas más desfavorecidas y marginadas, así como beneficios ambientales para todos”.

Comunidades que conservan sus bosques y también los restauran pueden vivir de ellos.
Comunidades que conservan sus bosques y también los restauran pueden vivir de ellos.

Los coautores del estudio incluyen al profesor de SEAS Arun Agrawal, así como a otros estudiantes graduados e investigadores postdoctorales actuales y anteriores en la escuela de la UM.

Su análisis examina la superposición entre las oportunidades para la restauración de los bosques tropicales, las poblaciones humanas, el desarrollo y las políticas nacionales para la propiedad forestal comunitaria. Los investigadores se centraron en las oportunidades en los países tropicales debido al potencial que tienen para eliminar el carbono atmosférico, promover la conservación de la biodiversidad y contribuir al bienestar de los residentes locales.

Para el estudio, los investigadores combinaron dos conjuntos de datos: uno que clasifica las oportunidades de restauración forestal utilizando datos demográficos, geográficos y de cobertura terrestre, y otro que utiliza estimaciones de un modelo de cambio de tierras para predecir la eliminación de carbono de la restauración forestal.

Las cifras hablan por si mismas

La investigación encontró que 294,5 millones de personas viven en áreas recientemente cubiertas de árboles en los trópicos que son prometedoras para la restauración forestal, lugares que los investigadores denominan áreas de oportunidad para la restauración forestal. Aproximadamente mil millones de personas viven dentro de las 5 millas(unos 10 km ) de tierra que se prevé que sea apta para la restauración forestal durante los próximos 30 años si se implementa un incentivo de impuestos al carbono moderado de alrededor de $ 20 por tonelada de dióxido de carbono.

Brasil, la República Democrática del Congo, India e Indonesia tienen el mayor número de personas que viven en o cerca de áreas de oportunidad de restauración forestal con el mayor potencial para eliminar el dióxido de carbono que atrapa el calor de la atmósfera y secuestrarlo en los bosques, según el estudio.

Le puede interesar : ¿Sirven para algo los conservacionistas?

Dentro de los países de bajos ingresos en los trópicos, el 12% de la población vive en áreas de oportunidades de restauración forestal, un hallazgo que destaca el potencial para mejorar los medios de vida y el bienestar de millones de personas que a menudo no cuentan con los servicios necesarios para las inversiones estándar en infraestructura y desarrollo. , según los autores.

Las imágenes de satélite nocturnas que muestran el brillo y la extensión de la iluminación artificial en la superficie de la Tierra se pueden utilizar como proxy de múltiples indicadores de desarrollo. En el estudio actual, las áreas en países de bajos ingresos con la menor radiación de luz nocturna y el mayor potencial de eliminación de carbono indicaron los lugares donde los proyectos de restauración forestal podrían complementar mejor las agendas de desarrollo sostenible.

Casi 300 millones de personas viven en tierras con oportunidades de restauración de bosques tropicales en el Sur Global.

“Hay muchas oportunidades en África central, oriental y meridional para restaurar los bosques y proporcionar beneficios socioeconómicos y de infraestructura a la población local que enfrenta muchas privaciones multidimensionales”, dijo Agrawal de la U-M, quien también es editor en jefe de la revista World Development.

“La restauración del paisaje forestal que prioriza a las comunidades locales otorgándoles derechos para administrar y restaurar los bosques proporciona una opción prometedora para alinear las agendas globales para la mitigación del clima, la conservación, la justicia ambiental y el desarrollo sostenible”.

Por otro lado, negar poderes de toma de decisiones a los habitantes locales afectados podría plantear serios problemas éticos, especialmente si algunos de esos individuos son desplazados por proyectos de restauración forestal diseñados para ayudar a mitigar el cambio climático causado por el hombre y preservar la biodiversidad.

Tal exclusión obligaría a algunas de las personas más pobres multidimensionalmente —aquellos que viven en áreas rurales dentro de países de bajos ingresos— a mudarse o renunciar a su medio de vida actual por una deuda global de carbono y biodiversidad a la que contribuyeron poco, según los investigadores.

Y si bien las comunidades locales deben estar empoderadas para administrar los bosques para su restauración, también deben explorarse las oportunidades para expandir la propiedad forestal comunitaria, dicen.

Países que viven de sus bosques son ejemplo mundial

Es así como la mayoría de las áreas de oportunidad de restauración forestal analizadas en el estudio se encuentran en países con marcos legales preexistentes para la propiedad forestal comunitaria, lo que representa un conjunto de derechos sobre los recursos más sólido que el manejo forestal comunitario.

Los esfuerzos continuos para ampliar la propiedad forestal comunitaria son especialmente importantes en países con una proporción sustancial de personas que viven en áreas de oportunidad para la restauración forestal, como la República Centroafricana, la República Democrática del Congo, Tailandia y la República Democrática Popular Lao.

Los proyectos de restauración forestal en los trópicos implican la plantación de árboles en terrenos previamente despejados para la agricultura, la extracción de madera u otros fines. Tanto las agencias gubernamentales como las organizaciones no gubernamentales cuentan con un mayor apoyo para tales esfuerzos, dice Agrawal.

Los autores del artículo Nature Ecology & Evolution apoyan el uso de una herramienta de planificación y gestión del paisaje llamada restauración del paisaje forestal, o FLR, como una forma de incluir a las comunidades locales en proyectos de restauración forestal en los trópicos. La FLR “tiene como objetivo restaurar la integridad ecológica y mejorar el bienestar humano en tierras deforestadas y degradadas mediante la inclusión y la participación de las partes interesadas locales”, según los investigadores.

Los defensores de la RPF dicen que contribuye al bienestar humano mediante el uso y la venta de productos forestales, que promueve aumentos en la seguridad alimentaria y del agua local y que respeta los diversos valores culturales que los pueblos locales tienen sobre los árboles y los bosques.

“Nuestro estudio destaca la necesidad crítica de estrechos vínculos entre investigadores, tomadores de decisiones y comunidades locales para asegurar un mayor bienestar para las personas y los ecosistemas”, dijo Agrawal. “Quienes trabajan en los bosques, ya sean agencias gubernamentales o investigadores, olvidan con demasiada frecuencia la necesidad de trabajar con la gente, no en su contra”.

Este vídeo es una iniciativa que aunque no hace parte del estudio muestra como las comunidades locales de Acandí en el Chocó han desarrollado un proyecto de pago por servicios ambientales y venta de carbono al mercado voluntario conservando y restaurando sus áreas de manejo especial en Colombia.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *