News

Etnocidio en nombre de Dios

Escuela Residencial Kamloops

Se confirma el hallazgo de 215 niños sepultados en una fosa común, que fueron estudiantes del Colegio Residencial Indígena de Kamloops. El anuncio fue oficializado a través de Rossane Casimir, la jefe de la Nación Tk’emlúpsemc, en la provincia de Columbia Británica al oeste del país en donde operaban este tipo de instituciones donde se confirma que se intentó realizar un etnocidio en nombre de Dios a través de la frase “matar al indio en el niño”.

“Teníamos un conocimiento en nuestra comunidad que pudimos verificar. Por lo que sabemos, estos niños desaparecidos son muertes no documentadas”, afirmó la Jefe Indígena en un comunicado público que provocó el repudio y la consternación de todo el país norteamericano.

Por su parte Murray Sinclair, ex senador de Canadá, quien fuera en su época el primer juez aborigen en la Provincia de Manitoba y posterior a ello presidiera la Comisión de la Verdad y Reconciliación desde el 2009 al 2015, afirmó posterior a este macabro hallazgo: “pensé que descubrir lo que estaba sucediendo en las escuelas se lograría escuchando lo que los sobrevivientes nos dijeron y registrando sus historias. Asumí esa parte del trabajo de manera abierta y voluntaria, con lo que pensé que era una buena comprensión de lo que nos iban a decir”.

Y añadió que “Pero las historias de los supervivientes resultaron ser horrendas. Una de las historias más comunes que escuchamos fue la de sobrevivientes que hablaron sobre los niños que murieron en las escuelas y cuyas muertes presenciaron”.

Murray Sinclair
Ex senador aborigen y director de la
Comisión de la Verdad y Reconciliación
Es que los sobrevivientes a aquellas escuelas en donde la iglesia Católica sistemáticamente pretendía “matar al indio en el niño”, hablan de niños que desaparecían repentinamente, incluso de bebés que nacían de niñas en las escuelas engendrados por los sacerdotes, que posterior al parto eran asesinados deliberadamente, en ocasiones arrojados a hornos, según lo afirma el mismo Sinclair.

En 2015 el entonces Primer Ministro de la época, el conservador Stephen Harper, en un evento oficial en el Parlamento, en presencia de los representantes de los nativos, se disculpó y pidió perdón por “haberles fallado de forma completa”.

A pesar de ese acto de perdón en el que reconoció que “no hay excusas para justificar los abusos que tuvieron lugar en esas escuelas Católicas” y que los representantes de las “Primeras Naciones”, escucharon sentados en un semicírculo en frente de Harper, el gobierno de Canadá negó a la Comisión de la Verdad y reconciliación la pretensión de ampliar sus competencias para realizar una más profunda investigación sobre lo sucedido con sus niños.

Por su parte el exsenador indígena Sinclair afirmó con seguridad saber que “hay muchos sitios similares a Kamloops que saldrán a la luz en el futuro. Necesitamos comenzar a prepararnos para eso”.

Le puede interesar: Salmon virus originally from the Atlantic, spread to B.C. wild salmon from farms

1940

Escuelas Residenciales de Indígenas
El hallazgo de los 215 niños sepultados en Kamloops reafirma lo que se conocía de vieja data, las pretensiones de Etnocidio en nombre de Dios que cometieron representantes de la Iglesia Católica en suelo canadiense durante décadas en el siglo XX.
Escuela Residencial Indígena

Durante la visita oficial que el actual Primer Ministro Justin Trudeau, realizó al Papa Francisco en el Vaticano durante el año 2017, le planteó la necesidad al sumo Pontífice de su pronta visita a Canadá para reconocer y pedir perdón a las comunidades indígenas por los crímenes cometidos por la Iglesia Católica. Sin embargo, el Obispo de Roma no ha atendido la solicitud hasta la fecha.

Tras el rezo del Ángelus de este domingo (06-06-2021), Francisco expresó unas palabras en referencia al triste descubrimiento de la verdad. “Me uno a los obispos canadienses y a toda la Iglesia católica en Canadá para expresar mi cercanía al pueblo canadiense traumatizado por la chocante noticia. El hallazgo incrementa la conciencia del dolor y del sufrimiento del pasado. Que las autoridades políticas y religiosas de Canadá sigan colaborando con determinación para aportar luz sobre ese triste suceso y se comprometan con humildad a recorrer un camino de reconciliación y sanación”

Y agregó que “estos momentos difíciles son un fuerte llamamiento para todos nosotros, para alejarnos del modelo colonizador, también de las colonizaciones ideológicas de hoy”.

Justin Trudeau - Primer Ministro de Canadá

JUSTIN TRUDEAU

Primer Ministro de Canadá

Al parecer estos pronunciamientos desde la Santa Sede no fueron suficientes para el Primer Ministro Trudeau quien afirmó que “Como católico, estoy profundamente decepcionado de la posición que la Iglesia Católica ha asumido ahora y en los últimos años”. Y no perdió oportunidad para recordarle al Papa que “Cuando fui al Vaticano hace varios años, solicité directamente a su santidad, el Papa Francisco, que se avanzara para ofrecer una disculpa, pedir perdón, indemnizar, dar acceso a expedientes y seguimos viendo una resistencia de la Iglesia, quizá de la Iglesia en Canadá”

Por su parte el arzobispo de Toronto trató de explicar por qué la iglesia Católica no se ha pronunciado en ese sentido. El cardenal Thomas Collins respondió al Toronto Star que “Aproximadamente 16 de las 70 diócesis católicas en Canadá estaban asociadas con las antiguas escuelas residenciales. Cada diócesis e instituto es corporativa y legalmente responsable de sus propias acciones”.

Sin embargo advirtió que varios Obispos canadienses han solicitado al Papa que se disculpe en suelo canadiense atendiendo el punto 58, de los 96, del llamado que la Comisión de la Verdad y Reconciliación consignó en un documento en el año 2015.

Los residentes en Canadá han recibido con indignación y repudio esta lamentable confirmación de lo que sucedió durante décadas a cientos de niños indígenas que fueron sometidos a incontables vejámenes por parte de representantes de la Iglesia Católica y que pretendieron cometer un Etnocidio en Nombre de Dios. El ministro del Patrimonio canadiense, Steven Guilbeault, ordenó que “en memoria de los miles de niños que fueron enviados a las escuelas residenciales, por los que nunca regresaron y en honor de las familias cuyas vidas cambiaron para siempre”, las banderas de todos los edificios federales permanecieran a media asta en señal de luto y profundo pesar. A esta medida se han unido varios mandatarios locales a lo ancho de Canadá.

“En este momento tenemos más preguntas que respuestas. Esperamos proporcionar actualizaciones a medida que estén disponibles”, concluyó la jefe indígena Rossana Casimir asegurando que continuarán los estudios mediante el radar de penetración terrestre que permitió evidenciar algo que por décadas habían estado denunciando los sobrevivientes de estos campos de concentración indígenas en Canadá en donde se pretendió realizar un etnocidio en nombre de Dios.

Deja un comentario