Interacciones de Orcas con Embarcaciones: ¿Moda Pasajera?

Orcas en el Estrecho de Gibraltar

En los últimos años, las redes sociales se han convertido en un torbellino de opiniones especulativas en torno a las sorprendentes interacciones de orcas con embarcaciones pequeñas en las aguas del Estrecho de Gibraltar. Estos incidentes podrían trazar una intrigante brecha entre los seres humanos y uno de los mamíferos marinos más brillantes de nuestro planeta: las orcas.

Las orcas del Estrecho de Gibraltar

La Orca Ibérica, también reconocida como la orca del Estrecho de Gibraltar y el Golfo de Cádiz, forma parte de una subpoblación de orcas de menor tamaño, con una longitud que oscila entre 5 y 6 metros.

La crítica situación de esta subpoblación de orcas se debe a su dependencia del atún rojo, una especie catalogada como “En Peligro”. Con un número reducido de individuos, esta delicada relación de sustento se vuelve aún más crucial.

Esta preocupante realidad ha impulsado a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) a categorizar a las orcas del Estrecho de Gibraltar y Cádiz como “En Peligro Crítico”, incluyéndolas en la Lista Roja de especies en riesgo.

Los parientes más cercanos de esta subpoblación son individuos observados esporádicamente en las Islas Canarias y están genéticamente aislados de los individuos que habitan en aguas noruegas e islandesas.

Choques de orcas con embarcaciones

Orcas que Chocan con barcos en el Estrecho de Gibraltar
Orcas que Chocan con barcos en el Estrecho de Gibraltar

Organizaciones como GT Orca Atlántica, identifican el momento de contacto como interacción y no como ataque: acercarse, observar y tocar el barco es una interacción.

Según la organización, en 2020 se observó un nuevo comportamiento, denominado disruptivo, cuando algunos juveniles comenzaron a interactuar principalmente con veleros. Sin embargo, también hubo algunos casos de interacción con embarcaciones de pesca y neumáticas. Se informó que las orcas tocaron, empujaron e incluso giraron las embarcaciones, lo que en algunos casos resultó en daños en los timones.

Le puede interesar: Cuál es la relación entre las ballenas y la selva

En total, se han registrado entre el año 2020 y lo que va corrido de 2023 casi 500 interacciones en las aguas del Estrecho de Gibraltar y Galicia, incluida la costa a lo largo de Portugal continental según Orca Ibérica, organización que tiene el reporte histórico de las interacciones.

El impacto de las orcas con las embarcaciones ha generado daños moderados y graves que han obligado a los dueños de los barcos a pedir ayuda porque no han podido seguir navegando.

 Desentrañando el Enigma de las Interacciones Orcas-Barco

Choques de orcas con embarcaciones en el Estrecho de Gibraltar
Choques de orcas con embarcaciones en el Estrecho de Gibraltar

Los recientes comportamientos de las orcas en aguas españolas y de Portugal, en los que se han visto diferentes ejemplares interactuando con barcos y generando averías en ellos, son interpretados por los científicos como enigmas de comportamiento que deben ser estudiados.

De acuerdo a una publicación de la Universidad de British Columbia en Canadá, “las interacciones, principalmente, han vinculado a dos orcas hembras adultas con varios juveniles. La razón es un misterio, pero una teoría es que el mal comportamiento de los adolescentes es el culpable”, según los investigadores de la UBC, el Dr. Andrew Trites, Taryn Scarff y Josh McInnes. Y de inmediato asalta la duda.

¿Por qué podría suceder algo como esto?

Los investigadores no lo saben. Una teoría es que las orcas realizan juegos bruscos con las embarcaciones por las sensaciones táctiles involucradas, frotando o chocando contra las embarcaciones para empujar, girar o detener la embarcación. Esto puede haberse convertido en una tendencia de las orcas, dice Scarff, y su tamaño comparativo significa que su juego brusco podría parecer una agresión.

“No es raro escuchar que las orcas nadan muy cerca de los barcos para poner sus ‘narices’ casi en las hélices, como si estuvieran en una corriente en chorro que les lanza burbujas, como un jacuzzi”, dice el Dr. Trites.

Otras Perspectivas: La Explicación de los Expertos

Las orcas interactúan con barcos, no los atacan según expertos.
Las orcas interactúan con barcos, no los atacan según expertos.

Pero las redes sociales insisten en darle a las interacciones un tono vengativo y aterrador en el que vinculan a la ballena asesina con ataques territoriales, y nada es peor que esa narrativa aseguran los expertos.

Según la revista Cosmos, la Dra. Rebecca Wellard, quien ha estado estudiando los hábitos de las orcas frente a la costa sur de Australia Occidental durante una década, cree que esta narrativa es dañina.

“La exageración en torno a estos encuentros y el sensacionalismo sin educación es preocupante para mí. Me preocupa que creará miedo entre las personas, y las personas reaccionarán con este miedo, lo que podría dañar a estos animales. Y no es solo esta población de orcas: las personas en el agua de todo el mundo que tienen orcas cerca comienzan a preguntarse qué deben hacer si se encuentran con una orca.

Para la investigadora es importante afrontar la situación con educación para que la gente sepa qué hacer, pero la idea de la venganza es algo inverosímil para la investigadora.

Wellard dice que las orcas parecen enfocarse en un área específica del barco, el timón, y una vez que se quita el timón, en gran medida parecen perder interés, lo que sugiere un compromiso lúdico y curioso con su entorno, en lugar de un acto deliberado de agresión.

“Hay instancias similares en el noroeste del Pacífico donde las orcas han jugado con elementos de su entorno, como la cadena del ancla en un velero y las trampas para cangrejos, donde los han arrastrado por un corto tiempo, antes de que pierdan interés”, asegura la investigadora.

¿Una moda pasajera? Entendiendo el comportamiento de las orcas

La educación como clave para la conservación de las orcas
La educación como clave para la conservación de las orcas

El Dr. Luke Rendell, quien investiga el aprendizaje, el comportamiento y la comunicación entre los mamíferos marinos en la Universidad de St Andrews, habló con The Conversación y aseguró que cualquier respuesta que se pueda dar frente al comportamiento de las orcas en este caso es una especulación.

Pero puedo decir cómo se ve este comportamiento, asegura el investigador y explica que hay múltiples relatos de orcas individuales y en grupos que desarrollan hábitos idiosincrásicos y no obviamente adaptativos.

“Estos van desde un grupo que se dedica a lo que parecía una moda pasajera de llevar salmones muertos en la cabeza, hasta otro que imita vocalmente a los leones marinos (puede haber un resultado adaptativo para convencer a los leones marinos de que usted también es un león marino, no un depredador voraz, pero no hay evidencia de que esto ocurra)”.

Según el Dr Rendell, Hay otros tipos de comportamiento que parecen traer recompensas, por ejemplo, orcas cautivas que aprenden a regurgitar pescado para usarlo como cebo para las gaviotas, que aparentemente prefieren comer antes que pescado. Pero el origen y la difusión de estos ataques de barcos actualmente encajan muy bien con la caracterización de una moda pasajera, y queda por ver cuánto tiempo persiste.

Educar en lugar de especular

Es posible que las interacciones con las orcas persistan. Sin embargo, en lugar de especular, optar por la educación que fomente una convivencia armoniosa con las criaturas que nos rodean demuestra una mayor sabiduría en comparación con dar lugar a especulaciones y relatos ficticios al mejor estilo de una película sobre orcas vengativas.

Deja un comentario

Este sitio usa Cookies, estás de acuerdo?    Más información
Privacidad