Natural Stories

Liberan jaguar que fue atropellado

El video de la liberación es emocionante, después de 100 días de rehabilitación un jaguar atropellado vuelve a dejar las huellas sobre el suelo del tupido bosque que depende de su energía para mantener su equilibrio.

Fue bautizado Covi, un nombre inolvidable para un jaguar encontrado atropellado en medio de una carretera en México en un momento histórico para el país y el mundo.

Este jaguar trajo aires de esperanza y dejó un mensaje de reconciliación entre los seres humanos y el bosque y la forma de evitar lo que viene sino recomponemos nuestra relación con la naturaleza.

Cuando sale del encierro en medio de la selva en Yucatán, parece desconfiado y con razón, lleva 100 días cautivo pero en rehabilitación, Covi como lo bautizaron en el Zoológico Payo Obispo, fue encontrado atropellado en medio de una carretera en Álvaro Obregón en Quintana Roo en México, estado ubicado en la Península de Yucatán.

Libertad Fuentes una veterinaria local y su pareja, lo encontraron la noche de un viernes tirado en la carretera, inconsciente y herido, de inmediato le brindaron la mayor atención de emergencia posible. Lo metieron en una caja y alertaron a las autoridades.

Según Erika Flores, Veterinaria y Gerente de Proyectos de IFAW, Fondo Internacional para el Bienestar Animal, quien contó la historia de Covi, la disponibilidad fue absoluta, todas las autoridades de la zona Condujeron hacia el lugar del atropellamiento para encontrarse con Libertad con el jaguar y transportarlo al zoológico Payo Obispo.

Cuidando al gato grande

Flores afirma en un Blog de IFAW que Covi llegó al zoológico en la madrugada del sábado. “Estaba en el lugar perfecto para recibir atención especializada, ya que el zoológico es conocido por rehabilitar animales salvajes heridos y decomisados ​​que las autoridades rescatan”.  Según la veterinaria, el equipo estimó que tenía alrededor de 1,5 años, metieron en un pequeño recinto donde podían vigilarlo de cerca a través de cámaras para evitar el contacto humano.

Unos días después de su rescate, Covi todavía estaba muy adolorido y cojeaba. Los expertos lo anestesiaron para tomar radiografías y encontraron una fisura en el hueso del hombro. Afortunadamente, relata Erika Flores, no fue necesaria ninguna cirugía y la cojera desapareció después de unas semanas de muy necesario descanso.

“Una vez que Covi caminaba normalmente e incluso saltaba, el equipo lo trasladó a una exhibición más grande para una mejor recuperación”, explica la veterinaria.

Para monitorear Covi con la menor cantidad de interacciones humanas posibles, el equipo instaló cuidadosamente dos cámaras trampa IFAW y cámaras GoPro del zoológico fuera del recinto. Debido a la pandemia de COVID-19, hubo un aislamiento absoluto y no se permitieron visitantes al zoológico, lo que creó condiciones aún mejores para la rehabilitación de Covi.

El día de la liberación de Covi

A primera hora de la mañana, el equipo médico del zoológico sedó a Covi para su manipulación y Erika Flores se  apresuró a controlar la anestesia. Epigmenio Cruz de la Alianza Mexicana para la Conservación de los Jaguares puso un collar satélital en Covi proporcionado por la Alianza con IFEW lo que permitirá  durante el próximo año y medio, tener información con las señales de ubicación del jaguar, rastreando todos sus movimientos hasta que el collar se caiga automáticamente en ese momento tendrán más información que permita seguir estudiando las rutas del jaguar en México país en el que han logrado importantes aportes a la conservación de la especies con programas de conservación que ya tiene resultados conocidos.

Una caravana llena de ansiosos trabajadores de los programas de gobierno, privados y del zoológico llegaron hasta la Reserva de la Biosfera de Siaan Ka’an, que en Maya significa lugar donde empieza el cielo y está ubicada a 10 kilómetros de Tolum en la Riviera Maya para la liberación de COVI.

Erika Flores cuenta que cuando  finalmente llegaron a la entrada de la Reserva de la Biosfera, los vehículos no estaban permitidos por lo que continuaron el viaje a pie . “Establecimos equipos de seis para llevar la pesada jaula de madera con Covi adentro, caminamos por el sendero fangoso de la jungla bajo la lluvia y el sol. Finalmente, llegamos a nuestro sitio de liberación en el  centro de la hermosa Reserva de la Biosfera de Siaan Ka’an”.

El equipo retrocedió varios metros, los fotógrafos dejaron las cámaras rodando e hicimos nuestro último control cuenta Flores. “Estábamos todos muy callados”.

Roger Braga, el líder del equipo del zoológico Payo Obispo, tiró de la cuerda que abrió la jaula. Después de unos segundos que parecieron horas, Covi se dio la vuelta, salió lentamente, comprobó que no había peligro y empezó a caminar hacia la jungla sin hacer un solo ruido. No pasó mucho tiempo hasta que desapareció en la jungla. “El viaje de Covi hacia la libertad nos llevó un total de 6 horas, desde la sedación en el zoológico hasta el lugar del lanzamiento” afirma Erika. Por fin volvió y la emoción de ver un gran equipo trabajando en torno a la rehabilitación y liberación no puede transmitir más que inspiración.

Por más momentos como estos.

Related Posts

Deja un comentario