News

Neonicotinoides impiden que abejorros y moscas duerman bien en la noche

Los neonicotinoides, los pesticidas más utilizados en el mundo, prohibidos en la UE desde 2018, no sólo son letales para las abejas y otros polinizadores, también modifican su comportamiento y cada vez se descubren nuevos efectos nocivos.

Un estudio publicado en Scientific Report asegura que Los neonicotinoides alteran la memoria, el comportamiento circadiano y el sueño de las abejas y moscas.

Según la publicación, los neonicotinoides representan el 24% del mercado mundial de insecticidas valorado en $ 1 billón de dólares al año. Son insecticidas muy eficaces, sin embargo, carecen de especificidad y afectan tanto a las especies de plagas  como a los insectos benéficos no objetivo, como las abejas.

Basados en los efectos de los neonicotinoides, los Investigadores descubrieron  el efecto de  los pesticidas en el reloj biológico y el sueño de moscas y abejorros. “Al igual que nosotros, los insectos necesitan dormir. Y, como nosotros, tienen un sentido interno del tiempo, más comúnmente conocido como reloj biológico, que les ayuda a sincronizar sus patrones de actividad y sueño con el resto del mundo”, afirma Kiah Tasman, docente asociada en Fisiología, Farmacología y Neurociencia, Universidad de Bristol y autora de la investigación junto con cuatro expertos más.

Tasman, explica que en el caso de los seres humanos, el reloj biológico permite despertarse solo unos minutos antes de que suene la alarma, pero en el caso de los insectos, asegura que puedan alimentarse durante el día cuando las flores están abiertas y dormir por la noche cuando normalmente está demasiado oscuro para volar.

 

Los pesticidas modifican el reloj biológico y el sueño de los abejorros y moscas.
Los pesticidas modifican el reloj biológico y el sueño de los abejorros y moscas.

Los investigadores  utilizaron colonias de laboratorio de abejorros de la especie británica más común , y trabajaron con un pesticida neonicotinoide llamado imidacloprid. Para los efectos de la investigación,  los abejorros fueron alimentados con concentraciones de imidacloprid que eran similares a las que podrían encontrar en la naturaleza (alrededor de diez partes por mil millones). Tasman afirma en un artículo publicado en The Conversation,  que “después de la exposición, las abejas a las que se les administró la dosis eran más propensas a intentar buscar alimento durante la noche y dormir durante el día, y en general eran más lentas, y realizaban muchos menos viajes de búsqueda de lo normal”.

Le puede interesar: A pesar de suspensión temporal de Fipronil,abejas sigues sin protección

Pero las pruebas no sólo se hicieron en abejorros, los investigadores decidieron  averiguar la respuesta de las moscas de la fruta a los neonicotinoides. Y es que según Tasman, los científicos a menudo usan moscas de la fruta como modelo para ayudar a comprender a otros animales. “Lo hacemos porque tenemos un conocimiento profundo de sus genes y la capacidad de editarlos. En nuestro estudio, etiquetamos las células cerebrales que marcan el ritmo del reloj biológico de la mosca de la fruta con un tinte fluorescente, para ver si los pesticidas podrían afectarlas directamente” afirma la investigadora.

En una mosca normal, estas células recopilan información de los ojos y otros órganos sensibles a la luz. Luego, las células cambian de forma entre el día y la noche y emiten señales a otras partes del cuerpo para garantizar que el sueño y otras actividades ocurran en el momento adecuado del día. Pero los neonicotinoides parecían interferir con ambos procesos, congelando las células del reloj corporal en modo diurno. Dado lo similares que son estas células entre las moscas de la fruta y las abejas, este proceso puede estar detrás de los efectos sobre el sueño y la búsqueda de alimentos que se vio en los abejorros, explica Tasman.

El impacto ambiental

Al amanecer, cuando el néctar y el polen son más abundantes, si las abejas no pueden sincronizar su búsqueda de alimento se limitará la cantidad de comida que pueden recolectar, lo que atrofiará la capacidad de la colonia para crecer y producir más abejas.

Según Tasman, “el reloj corporal también es una parte importante de la comunicación en las abejas. Las abejas tienen un lenguaje de baile que les permite decirse entre sí dónde están las mejores flores. Utilizan la posición del sol en el cielo como herramienta de navegación, lo que significa que las abejas deben poder realizar un seguimiento de la hora del día en la oscuridad de la colmena. Si su reloj biológico se interrumpe, podría afectar su capacidad para comunicarse información vital entre ellos y reducir su capacidad para alimentarse y polinizar”.

 

Las moscas de la fruta también fueron parte de la investigación de Tasman y otros investigadores.
Las moscas de la fruta también fueron parte de la investigación de Tasman y otros investigadores.

Para los investigadores los cambios en el sueño en los abejorros también fueron preocupantes. Dormir durante la noche ayuda a las abejas a formar recuerdos , por lo que si los neonicotinoides interrumpen su sueño, podrían causar problemas para recordar información importante, como la ruta de regreso a la colmena. El horario correcto de sueño también es muy importante para el cuidado de los niños en la colonia. Cuando los abejorros cuidan a sus crías, tienen que atenderlas y alimentarlas durante todo el día, tomando pequeñas siestas entre comida. Si los neonicotinoides cambian sus patrones de sueño de una manera que no pueden controlar, los abejorros adultos pueden tener dificultades para cuidar adecuadamente a la próxima generación. “Todos estos efectos podrían potencialmente evitar que las colonias crezcan y se reproduzcan adecuadamente, amenazando su supervivencia a largo plazo”, concluye Tasman.

Uso en Colombia del Imidacloprid

El pesticida neonicotinoide llamado Imidacloprid objeto de esta investigación en el Reino Unido también es utilizado en Colombia, el producto viene siendo aprobado para su uso a través de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales ANLA quien ha realizado los dictámenes técnicos ambientales de pesticidas con el compuesto, es su mayoría de fabricación China que entran al país con la autorización de la autoridad ambiental.

Basta con hacer una simple búsqueda para encontrar los innumerables dictámenes aprobados en Colombia por la ANLA con pesticidas prohibidos en la Unión Europea por su impacto sobre polinizadores. Y aunque las  licencias demuestran que son letales para las abejas y otros polinizadores, se siguen usando y no existe una ley que prohíba su uso e importación y obligue al país a utilizar otras alternativas para el control de plagas.

La evidencia científica es suficiente para tomar una decisión de fondo, sin embargo en Colombia aún no se toman las medidas ni siquiera con el Fipronil, que recientemente fue suspendido temporalmente pero el letal pesticida se seguirá utilizando a pesar de la restricción aunque el ICA y el Ministerio de Agricultura desde el año 2018 vienen haciendo el llamado al Ministerio de Ambiente y a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales para tomar medidas frente al uso de los neonicotinoides.

Related Posts

Deja un comentario