News

A pesar de suspension del Fipronil, abejas siguen sin protección

La reciente publicación de la Resolución No. 092101, expedida el pasado 2 de marzo por el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) que ordenó la suspensión temporal del agroquímico Fipronil para el uso en cultivos de  aguacate, café, cítricos y pasifloras, ha sido conceptuada por expertos técnicos y jurídicos como inocua y con un efecto practico, nulo.

La resolución que se apoyó en evidencias técnicas y científicas que demuestran los impactos negativos de la molécula de Fipronil sobre abejas y otros polinizadores, no se equipara según expertos, con la decisión tomada por el ICA, quien suspende temporalmente el uso del producto, dejando la puerta abierta a su importación, uso y comercialización en cultivos diferentes a los consignados en la resolución.

El Fipronil, utilizado para el control de plagas en café, aguacate, cítricos y pasifloras,  también es aplicado en cultivos de papa, maíz, arroz, caña de azúcar, maderables y frutales como fresas, mangos, melones, papaya y más de 30 productos que no fueron incluidos en la resolución por lo que la amenaza sobre los polinizadores se mantiene vigente.

Si bien la resolución hace un reconocimiento del impacto de la molécula de Fipronil sobre las abejas, “la puerta quedó abierta para que se siga usando y vendiendo el producto a discreción de agricultores y comercializadores, por lo que la decisión es totalmente inocua”, le dijo a Natural Press Jorge Tello, zootecnista y profesor de la Universidad Nacional, Phd en genética y apicultor.

Y es que el producto se podrá seguir utilizando libremente como lo afirma la resolución en cebos “que contengan dentro de su composición el ingrediente activo Fipronil”, permitiendo con esto su aplicación en trampas o trozos de alimento para eliminar plagas.

 

Jorge Tello investigador de la Universidad Nacional y apicultor. Foto cortesía Universidad Nacional.
Jorge Tello investigador de la Universidad Nacional y apicultor. Foto cortesía Universidad Nacional.

Según Tello el uso de cebos es igualmente nocivo teniendo en cuenta que al envenenar hormigas, gusanos, o cualquier otro insecto que afecta los cultivos y las semillas, los animales que consuman los insectos envenenados o el mismo cebo, serán victimas letales del Fipronil además de los efectos contaminantes en suelos y en agua por escorrentía.

Y es que los impactos de la molécula están documentados en los Dictámenes Técnicos Ambientales y licencias emitidas por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales ANLA que aseguran que la sustancia en diversos niveles es nociva y letal para pájaros, ratas, mariposas, peces, abejas y otros insectos y su presencia contamina fuentes de agua superficiales y subterráneas.

Pero Tello no sólo manifiesta su preocupación por las diversas especies animales que se ven impactadas con la molécula, el investigador afirma que el uso sin restricción del producto está llegando a los consumidores de forma directa y puede generar efectos crónicos.

Jorge Tello explica como en Colombia se está usando de forma indiscriminada el Fipronil, y afirma que hicieron un sondeo y determinaron que el 90% de los productos que se venden en un almacén para el control de plagas, contienen la molécula que está siendo aplicada en cultivos que llegan directamente a los consumidores cuando ingieren esos alimentos  y eso podría estar teniendo unos efectos en términos de bioacumulación en la salud de las personas.

En el caso de las abejas, objeto de la decisión tomada por el ICA, la misma resolución como parte de su argumentación afirma que, “en los últimos cuatro años en el país, el número de colmenas afectadas asciende a 16 mil  por año para un total de 64 mil colmenas desde 2016 hasta el 2020 y concluyen que con reportes de la organización Agrosavia provenientes de laboratorios registrados ante el ICA, la molécula que se ha encontrado con más frecuencia en las abejas muertas es Fipronil”.

 

En los últimos cuatro años en el país, el número de colmenas afectadas asciende a 16 mil por año y cada colmena tiene 50.000 abejas aproximadamente.
En los últimos cuatro años en el país, el número de colmenas afectadas asciende a 16 mil por año y cada colmena tiene 50.000 abejas aproximadamente.

Por su parte, Abdon Salazar, gerente de la Apícola Oro en Armenia, le dijo a Noticias Caracol que la medida la conceptuaron con científicos, investigadores, apicultores y miembros del Colectivo Abejas Vivas ante el ICA y consideran que es una ganancia al ser la primera decisión que toma un organismo del Estado frente a la molécula Fipronil causante de la muerte de las abejas, pero también los desconcertó que no hubieran tenido en cuenta los conceptos que le presentaron al ICA.

Luís Domingo Gómez, jurista y defensor de la fauna silvestre, considera que la resolución reconoce la problemática de manera oficial pero la sugerencia de un cambio de etiquetado en cuatro productos sugeridos, desconoce que el verdadero problema es el Fipronil.

Frente a la decisión de plazo para agotar las existencias del producto en (seis meses) consignado en la resolución, Gómez asegura que “el acto administrativo no va a tener ningún efecto en la realidad porque la suspensión es evidentemente formal pero las vigencias de vencimiento de los productos son de dos y tres años”, lo que podría generar la compra masiva de los productos cuando se cumpla el término de la resolución en el mes de septiembre para las próximas cosechas prolongándose el uso del producto hasta su fecha de caducidad, lo que implica que el Fipronil no saldrá del mercado y sólo se limitará su uso de forma provisional según el jurista.

Tanto a Tello como a Gómez, les preocupa que la resolución resuelva “que el uso de productos formulados que contengan como ingrediente activo Fipronil, en cultivos de aguacate, café, cítricos y/o pasifloras, podrá volver a ser aprobado en la etiqueta por el ICA, siempre y cuando medie concepto técnico emitido por la Autoridad Ambiental Competente”.

Lo anterior indica que a pesar de la suspensión del producto en los pocos productos seleccionados, la ANLA podría aprobar su uso mediante concepto técnico.

 

Luís Domingo Gómez jurista que ha venido trabajando por la protección de las abejas en Colombia
Luís Domingo Gómez jurista que ha venido trabajando por la protección de las abejas en Colombia.

Natural Press consultó con la autoridad ambiental, ¿qué harán frente a la resolución? y según la entidad, actualmente están revisando con su equipo técnico y jurídico los términos de la misma.

Para Luís Domingo Gómez  la resolución es una manera de dilatar una decisión de fondo y los impactos directos no los están asumiendo los productores, sino los consumidores y los apicultores, lo que permite que la brecha entre quienes usan el producto y  se ven afectados siga aumentando.

“La medida es útil para enmarcar, pero no tiene efectos prácticos y su único efecto es el reconocimiento del Estado colombiano sobre una molécula que está causando estragos medioambientales que puede generar  impactos sobre la salud de los seres humanos y ya está causando graves afectaciones en la fauna.” Concluye Luís Domingo Gómez.

Si bien la medida fue aplaudida en el país, al parecer los términos reales de la decisión temporal emitida por el ICA no fueron comprendidos en su totalidad y han sido los apicultores e investigadores a quienes les sigue preocupando una laxa decisión que no protege a las abejas y otros polinizadores de la letal molécula que está prohibida en la Unión Europea desde el año 2013 a pesar de conocer su impacto, por lo que se mantiene en pie un llamado a suspender el uso total y usar productos más amigables que no pongan en riesgo la seguridad alimentaria del país y su biodiversidad.

 

Related Posts

Deja un comentario