Natural Stories

Colombiana gana premio Ranger Award

La colombiana Ninfa Carinialli, guardaparques de la Reserva Águila Arpía ubicada en el departamento del Guainía, fue seleccionada entre 630 propuestas mundiales como una de las 10 ganadoras de los Premios Internacionales de Guardaparques 2021 de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y la Comisión Mundial de Áreas Protegidas (CMAP).

Ninfa es la primera mujer guardabosques de la Fundación ProAves en Colombia y protectora de la Reserva Águila Arpía ubicada en el sur oriente de la Cordillera Oriental colombiana, en la vereda Raudal de Mapiripana en el departamento de Guainía.

Esta colombiana de raíces indígenas, trabaja desde hace 8 años en la reserva y heredó de su esposo el legado de ser la primera mujer guardabosques.

Con dos tragedias a cuestas, Ninfa perdió a su hijo mayor hace dos años y en el mes de abril cuando inició la pandemia también murió su esposo. Las restricciones no le permitieron tener acceso a servicios de salud y las afectaciones de su corazón le apagaron la vida.

De su esposo heredó el amor por la conservación y la herencia de un área de reserva.

En medio del dolor, Ninfa siente que ser ahora la protectora y cuidadora de los bosques de la Reserva Aguíla Arpía, es una forma de estar cerca de su esposo a quien admiraba por la enorme labor que realizó durante años.“Darle continuidad  a su trabajo es una forma de tenerlo al lado” afirma, Ninfa.

Ninfa tiene la enorme tarea de cuidar los linderos de la reserva, navegar en el río Guaviare y recorrer de norte a sur  los límites del área protegida, cuidando cada centímetro de ella.

La reserva, ubicada en el área de amortiguamiento norte de la Reserva Natural Nukak -una de las últimas franjas de selva tropical desprotegida en la Amazonía colombiana- se compone por predios comprados a colonos ansiosos por deforestar el área, pero gracias a los esfuerzos de Ninfa y su esposo se pudo recuperar el ecosistema que había sido degradado según lo explica la Fundación ProAves.

Le puede interesar: Colombiana es premiada por National Geographic

A través de su dedicación y sacrificio, Ninfa se ha convertido en una líder local y una voz para la conservación y para las mujeres indígenas en esta remota comunidad amazónica.

“Ninfa ha demostrado ser un ejemplo de resiliencia y valentía. Ella, a través de su arduo trabajo y amor por la conservación, se ha convertido en un modelo a seguir para muchas mujeres jóvenes. Para nosotros es un orgullo poder empoderar a las mujeres en la conservación”, expresa Sara Lara, Directora de la Fundación ProAves.

El gran reto para Ninfa es ser madre cabeza de hogar y cuidar sola de sus dos hijos, ser la protectora de 2.596  hectáreas de reserva en la que la emblemática Águila Arpía habita junto a 300 especies de aves, pumas, jaguares y dantas; aprender nuevas tecnologías para hacer su trabajo, monitorear las especies de la reserva con cámaras trampa y poner todo su empeño para darle continuidad al trabajo de José Rufino Mora su esposo fallecido, el ángel de la conservación que la protege desde su propio paraíso.

Ninfa Carinialli guardabosques de la Fundación PROAVES. Foto PROAVES
Ninfa Carinialli guardabosques de la Fundación PROAVES. Foto PROAVES

Un reconocimiento a los guardaparques del mundo

Estos nuevos premios reconocen a las personas y los equipos de guardabosques que han ido más allá del llamado del deber para proteger la vida silvestre y apoyar a las comunidades locales.

 Los premios, establecidos con el apoyo de la Federación Internacional de Guardaparques, Conservation Allies y Global Wildlife Conservation, complementan la gama de premios existentes y en curso que se ofrecen a los guardaparques de todo el mundo.

“Los guardabosques están en el corazón de la conservación”, dijo Kathy MacKinnon, presidenta de la Comisión Mundial de Áreas Protegidas de la UICN.

“Las historias de los ganadores de los nuevos premios International Ranger Awards ilustran el alcance y la amplitud de su trabajo. Los guardabosques protegen la vida silvestre y los hábitats naturales importantes, trabajan con las comunidades para abordar los conflictos con la vida silvestre y apoyan los medios de vida basados ​​en la conservación, recopilan datos científicos y sirven como educadores y comunicadores para presentar a los jóvenes y al público en general las maravillas de la naturaleza.

Ya sea que se empleen en un área protegida o en una reserva administrada por la comunidad, los guardabosques son fundamentales para nuestros esfuerzos de conservación global, ya que ayudan a detener la pérdida de biodiversidad y protegen los importantes ecosistemas que sirven como soluciones naturales al cambio climático y otros desafíos globales. La CMAP está encantada de ser un socio en la entrega de estos nuevos premios, que reconocen su trabajo vital “.

Los 10 ganadores de este año incluyeron ocho guardabosques individuales y dos equipos de guardabosques, seleccionados entre 113 nominaciones de 43 países. Estas nominaciones totalizaron 630 guardabosques: 68 nominaciones individuales y 45 nominaciones de equipo.

Related Posts

Deja un comentario