News

Australia y su aterradora plaga de ratones

Australia y su aterradora plaga de ratones

Australia padece una aterradora plaga de ratones al mejor estilo del flautista de Hamelin. Millones de pequeños roedores invadieron desde hace ocho meses el norte de Nueva Gales del Sur y el sur de Queensland y hoy, amenazan con llegar hasta Sydney.

Las autoridades invierten miles de dólares en subsidios y estrategias para acabar con la plaga sin resultados. Un paquete de rescate de 50 millones de dólares por parte del Gobierno de Nueva Gales ha sido entregado a los agricultores que ven perder sus cultivos para el invierno, mientras los pequeños ratones destruyen el heno almacenado e invaden silos, cobertizos y hogares, se comen los cultivos, muerden a pobladores cuando amanecen entre sus camas y desocupan almacenes de comida, caen envenenados en tanques de agua y los gatos y perros ya no les hacen nada.

Steve Henry, Oficial de investigación de la Agencia Nacional de Ciencia de Australia CSIRO, relató en un artículo para The Conversation que, “una de las repercusiones en gran parte no cuantificadas de los ratones es el impacto social y a la salud mental en los agricultores, sus familias y comunidades rurales, lugares que apenas comienzan a recuperarse de la reciente y devastadora sequía”.

Le puede interesar: Cinco datos clave sobre las langostas del desierto

Las Causas

El experto explica que los brotes como los que se están presentando en Australia, son el resultado de una serie de años secos. “El ratón doméstico está muy bien adaptado a vivir en las condiciones australianas y puede sobrevivir durante períodos secos prolongados y prosperar cuando hay mucha comida y humedad. Aunque a menudo no son llamativos, están presentes en la mayoría de los entornos, todo el tiempo”, aseguró Henry.

A medida que las condiciones climáticas se vuelven favorables para la producción de cultivos, también lo son para la cría de ratones. Y se reproducen alarmantemente rápido explica el investigador.

Según Steve Henry, los ratones pueden reproducirse a partir de las seis semanas de edad, cada 19 a 21 días. Sus camadas pueden tener hasta 10 individuos. Mientras están criando una, están gestando la siguiente sin interrupción.

Las prácticas agrícolas también han cambiado a lo largo de los años. La conservación del agua y los métodos ambientalmente sostenibles, como la labranza mínima o cero, han dado como resultado un aumento significativo tanto en los refugios disponibles como en las fuentes alternativas de alimentos para los ratones en los campos, aseguró el investigador de CSIRO en Australia.

Los primeros relatos de brotes de ratones en el país datan de finales del siglo XIX, después de que el ratón doméstico, Mus musculus probablemente se introdujera a finales del siglo XVIII como polizón.

Los medios australianos están llenos de testimonios aterradores, la salud mental de quienes padecen la plaga ya está aparentemente afectada. Según los relatos desesperados de quienes presencian  miles de ratones en sus habitaciones, baños y cocinas,  aseguran que ya empezaron a poner baldes de agua en las patas de sus camas para que los pequeños roedores no se suban en ellas, incluso se han reportado mordeduras en pacientes de hospitales.

Lucy Thackray, reportera de ABC Rural ha viralizado sus publicaciones en la red social Twiter, en las que muestra la cruda realidad de la plaga de ratones en Australia.

Las soluciones

Según el medio local ABC Rural, el gobierno estatal está buscando la aprobación de la Autoridad Australiana de Plaguicidas y Medicamentos Veterinarios (APVMA) para distribuir 10.000 litros de bromadiolona en un intento por acabar con la plaga del ratón, que se encuentra en su octavo mes.

La APVMA dice que necesita más información antes de poder determinar si el anticoagulante de segunda generación se puede usar de manera segura.

La bromadiolona es un veneno que en Australia se puede comprar libremente pero no está permitido para el uso en granjas por el daño que puede causar en otros animales. El químico  causa las muerte de los ratones al agotar la vitamina k, necesaria para coagular su sangre.

Le puede interesar: Langostas acabaron con todo en cuatro días

A los científicos y ecologistas les preocupa que el uso generalizado del químico también pueda matar a las mascotas, el ganado y la vida silvestre nativa.

La académica en ecología, la Dra. Maggie Watson, de la Universidad Charles Sturt, advirtió a ABC Rural que el paquete de 50 millones de dólares para controlar la plaga de ratones podría matar mucho más que solo ratones.

A diferencia del fosfuro de zinc, La bromadiolona se acumula en el cuerpo en la grasa y en el hígado y eso es un problema mucho menor comparado con el cebo de fosfuro de zinc, ya que el veneno se dispersa rápidamente como gas.

Según la investigadora, el  fosfuro de zinc de doble concentración  es  la mejor opción para eliminar las ratas, ya que es menos probable que pueda matar la vida silvestre, incluidas las aves de presa.

Lo único cierto es que los cebos que se están usando en este momento no han sido efectivos para la plaga que ataca a Australia y que tiene a sus pobladores en vilo y bajo altos niveles de estrés.

Deja un comentario