Natural Stories

El Vireo de Providencia, el pajarito que se resiste a desaparecer

La posible desaparición como consecuencia del impacto del huracán Iota de una especie endémica de la isla de Providencia en Colombia listada en los libros rojos de aves del país, invadió de temor a varios expertos. Pero aún con el peor escenario nunca perdieron la esperanza de volver a ver al Vireo, un pequeño pajarito habitante del bosque seco, los manglares y pastizales de Providencia que resistió los embates del huracán.

El Vireo de Providencia (Vireo crassirostris approximans) también conocido como Verderón, es una especie con distribución restringida a la isla caribeña. Sus pequeños especímenes de tan sólo 10 centímetros y aproximadamente 30 gramos de peso, estuvieron expuestos a vientos de más de 230 kilómetros como consecuencia del huracán Iota, el único en categoría cinco que ha impactado al país.

Luis Miguel Renjifo Martínez, ornitólogo, investigador y autor de los libros rojos de aves de Colombia, expresó su preocupación el pasado mes de noviembre, manifestando que el paso del huracán  podría haber sido devastador para una especie única, con distribución restringida a la isla, pocos ejemplares según las evaluaciones de riesgo (menos de 1000) y con la presión de un huracán que destruyó el 90% de Providencia con sus vientos.

“Si un huracán es capaz de destruir una casa, matar a una persona de 70 u 80 kilos, ¿qué podría hacer con un ave pequeñita de tan sólo 30 gramos? el daño puede ser letal” le dijo el experto a Natural Press.

Un fenómeno climático catastrófico como Iota, explica el profesor Renjifo, puede ser una presión natural muy grande para que desaparezca una especie, “el riesgo sobre un ave pequeña como el Vireo o Verderón es mucho más directo”.

Según los análisis recientes del Instituto Humboldt, “el 90% del bosque seco y los  rastrojos en Providencia, hábitat del Vireo fueron impactados con el paso del huracán”. Y eso, aumentaría el riesgo de la especie que hoy está categorizada como Vulnerable pero podría pasar fácilmente a En Peligro EN, hipótesis que tendría que resolverse con un nuevo estudio y análisis de riesgo de la especie, tomando en cuenta la dimensión del impacto.

El vireo de Providencia, ave endémica de la isla, apareció en el tercer día de la expedición Cangrejo Negro. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).
El vireo de Providencia, ave endémica de la isla, apareció en el tercer día de la expedición Cangrejo Negro. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).

Para Luis Miguel Renjifo Martínez, “una especie puede estar en riesgo por diversas razones, primero porque está disminuyendo muy rápidamente, presiones como la pérdida de hábitat es una razón o también porque su distribución es restringida y está disminuyendo su presencia en el hábitat al que está asociada”. En el caso de esta ave es evidente que hubo una muy rápida disminución del tamaño poblacional y una destrucción masiva de su hábitat.

En Providencia, la perdida de hábitat de la especie y la presión directa que ejerció el huracán sobre la población en la isla es un claro riesgo para la desaparición del Vireo o Verderón afirma el investigador.

Los primeros indicios y el fatídico cuadro que dejó el paso del huracán fue, “el de un evento catastrófico que afectó la totalidad de la distribución de una especie, lo que no sabemos es la mortalidad que ocasionó el evento pero eventualmente, podría haber eliminado toda la población”, aseguró Renjifo Martínez en el mes de noviembre.

“La mejor noticia que nos podrían dar, es que la especie todavía tenga ejemplares vivos y que puedan reproducirse”.

La sólo posibilidad de pensar en La pérdida de la especie local, única y endémica de Providencia, es aceptar que sin sus poblaciones se pierden funciones ecosistémicas. “Los vireos son aves insectívoras pequeñas y también frugívoras y cumplen el papel de mantener estables las poblaciones de insectos, son dispersores de semillas y hacen parte del engranaje y del funcionamiento del ecosistema”, concluye Luis Miguel Renjifo Martínez.

Sin los Vireos de Providencia el bosque seco por ejemplo, perdería controladores de insectos y dispersores de semillas que le brinden la oportunidad de tener nuevos árboles a un ecosistema ya diezmado y en riesgo en Colombia, que necesita nuevas oportunidades.

Si los verderones o vireos desaparecen, sería un ladrillo menos de la estructura ecológica de la isla colombiana que hoy necesita con más fuerzas sus especies para iniciar de nuevo el camino hacia la regeneración natural para la prestación de servicios ambientales futuros.

El bosque de Manzanillo fue uno de los ecosistemas donde el Instituto Humboldt registró al al vireo de Providencia. Foto: Ruby Marcela Pérez (Instituto Humboldt).
El bosque de Manzanillo fue uno de los ecosistemas donde el Instituto Humboldt registró al al vireo de Providencia. Foto: Ruby Marcela Pérez (Instituto Humboldt).

Una nueva esperanza para el Vireo

El Vireo apareció, los investigadores del Instituto Humboldt lo encontraron en los recorridos hechos  en la Expedición Cangrejo Negro liderada por el Ministerio de Ambiente.

El ornitólogo David Ocampo, líder del Instituto Humboldt fue portador de buenas noticias con la confirmación de la presencia del pequeño pajarito en la isla, revoloteando por el maltrecho bosque seco, los pastizales y manglares a los que está asociado.

La hipótesis de su posible desaparición llegó a su fin en el tercer día de la expedición Cangrejo Negro, afirma el IAVH. Pero con seguridad, no deja de preocupar a investigadores como Juan Manuel Renjifo y Sebastián Restrepo, quien escribió el capítulo sobre el Vireo para el libro rojo.

David Ocampo, corroboró la presencia de individuos del pajarito en varios hábitats de la isla, como en el bosque de Manzanillo, por lo que el anuncio es un parte de esperanza y tranquilidad.

Le puede interesar: El 90% del bosque seco se perdió en Providencia por el huracán IOTA.

“En los primeros muestreos de aves por la isla logramos identificar un individuo de Vireo de Providencia perchando en las ramas de la vegetación, un hallazgo que nos indica que sobrevivió a los embates del huracán”, dijo el experto.

El Vireo de Providencia presenta una distribución bastante restringida. Según Ocampo, es una de esas especies focales que será priorizada para entender cómo está el estado de su población dentro de la isla luego del paso de Iota.

Con este primer hallazgo, el Instituto Humboldt iniciará un estudio sobre la población actual de la especie, que iniciará con un diseño de muestreo. “Como estamos en un área aislada, podremos estar seguros que analizaremos en gran medida el total de la población. Este estudio va a requerir varios muestreos con diversas réplicas”.

Según el investigador, estos muestreos arrojarán una certeza cercana sobre el estado poblacional de la especie y qué sitios cuentan con las mayores concentraciones. “Será el punto de partida para diseñar las estrategias de conservación del Vireo de Providencia”.

Según el libro rojo de aves de Colombia , el Vireo de Providencia es una especie asociada al ecosistema de manglar, el bosque seco y los rastrojos o pastizales. El ornitólogo David Ocampo aseguró que “antes del huracán registraron la especie en zonas al margen de la playa en la vegetación arbustiva en el manglar, y hasta en las áreas altas, pasando por todas las coberturas vegetales”.

Con la esperanza de su presencia deben crecer los ánimos para su urgente conservación.

El Vireo
 Se resiste a desaparecer
El Vireo de Providencia, un pequeño parajito endémico de la isla caribeña Colombiana podría haber desaparecido como consecuencia del huracán Iota. Hoy, investigadores del Instituto Humboldt lo encontraron en los recorridos hechos  en la Expedición Cangrejo Negro liderada por el Ministerio de Ambiente. La esperanza renace y el Vireo se resiste a desaparecer.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *