Natural Stories

Recuperan 6.000 hectáreas de mangles

Más de 6.000 hectáreas de bosque de manglar se recuperaron en los últimos cuatro años según el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras INVEMAR. Con este aumento, la Ciénaga Grande de Santa Marta logra su valor máximo de restauración del ecosistema con 39.699 hectáreas de mangle entre 2017 y 2020.

La situación de los manglares en la Ciénaga Grande de Santa Marta en el departamento de Magdalena, está entre dos extremos, por décadas en el deterioro y otro tanto en etapa de restauración y recuperación.

La ciénaga grande es de tal fragilidad, que los eventos de variabilidad climática, el taponamiento de los caños, la falta de flujo para el intercambio de agua dulce y salada que ha generado una hipersalinización en varios sectores del complejo de 31.875 hectáreas, el efecto de las obras de infraestructura sin tener en cuenta el complejo y  el desarrollo de actividades agrícolas y ganaderas sin una estricta planeación en el uso de territorio, han  deteriorado por décadas la ciénaga, generando con ello, la muerte de miles de hectáreas de mangle que a simple vista se han convertido en un cementerio interminable en medio de la enorme masa de agua y que ha dejado a sus comunidades sin sustento.

Durante años el paisaje fue dantesco, en los setenta, en los noventa, en el 2016 , la ciénaga se sumió en un colapso, un cementerio ancho de chamizos y olores azufrados representaban la muerte en toda su extensión. Estudios realizados por el Alemán Horst Salzwedel, procesos de restauración, nuevamente el colapso, han marcado la repetición de hechos sobre un ecosistema de importancia nacional y reconocimiento mundial.

El último evento de gran deterioro de la ciénaga, la Investigadora Sandra Vilardy hizo un llamado a trabajar por su recuperación en una columna en el medio Razón Pública. “Por segunda vez le hemos dado una estocada mortal a la Ciénaga Grande de Santa Marta. Las evidencias del colapso ecológico que hoy observamos son muy parecidas a las de hace 20 o 30 años. De nuevo la hemos sentenciando a muerte. Y lo digo en plural porque todos tenemos responsabilidades por acción o por omisión”.

El deterioro general y el manejo insostenible de la ciénaga sigue siendo una preocupación para científicos y ambientalistas del país y los más recientes resultados de restauración de los mangles, son un gran respiro para el complejo.

Le puede interesar: Iota acabó con el 90% del bosque en providencia

Mangles en recuperación

El nuevo reporte entregado por Invemar registran un momento de gloria para la ciénaga, en medio de la problemática no resuelta del complejo declarado sitio Ramsar en Colombia en 1998.

La Ciénaga Grande de Santa Marta alcanzó el valor más alto en recuperación del bosque de mangle registrado en los últimos años con 39.699 hectáreas, logrando un aumento de más de 6 mil hectáreas de bosque de manglar entre los años 2017 y 2020, demostrando así la eficacia de las labores de mantenimiento y recuperación de caños y ríos que alimentan con agua dulce al complejo lagunar según INVEMAR.

Este gran resultado en materia ambiental para el país, asegura que  las obras realizadas por la Corporación Autónoma Regional del Magdalena en los cuerpos de agua intervenidos han sido eficientes. “Queremos resaltar que una vez se inician sistemáticamente las actividades de dragado han mostrado unos datos de restauración y de recuperación de la cobertura de bosque de manglar muy interesante desde el punto científico gracias a las técnicas de monitoreo que hemos implementado, pero también desde el punto de vista de la calidad de los ecosistemas donde pasamos de 33.194 hectáreas de bosque de manglar en el 2017 a 39.699 en el 2020” afirmó  Francisco Arias Isaza, Director del INVEMAR.

Según Arias Isaza, los valores de pesca empiezan a mostrar una recuperación muy importante en términos de volúmenes y diversidad de especies, es decir que el Sistema está respondiendo positivamente a las actividades de dragado y recuperación de cauces.

INVEMAR ha hecho un trabajo de monitoreo durante cuatro años para medir impacto sobre el bosque.
INVEMAR ha hecho un trabajo de monitoreo durante cuatro años para medir impacto sobre el bosque.Foto INVEMAR

 Cambio en la cobertura de manglar en los últimos 4 años

En particular, la dinámica del manglar entre 2017 y 2018, evidenció una recuperación de cobertura especialmente en la Zona Norte y Centro, correspondiente a las ciénagas La Luna, Mendegua y Complejo de Pajarales. En los dos años la recuperación de la cobertura de manglar fue de 3.345 hectáreas en estas zonas.

En estos sectores, CORPAMAG ejecutó durante el 2017, con recursos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible – MADS y el  Fondo Nacional Ambiental – FONAM labores de mantenimiento de los caños Bristol, Cobado, Cobado II, La Caleta del Tambor, Ahuyama, Pajaral y Machetico, acciones que también se realizaron en años anteriores  a caños como El Clarín, Márquez, Señora, La Mata y un circunscrito hacia las cienagas de Mendegua y la Luna, propiciando así el ingreso de agua dulce hacia el sector recuperado, explica el informe.

Le puede interesar: Mangles de Cispatá, productores de carbono azul.

“La Coporación viene realizando una serie de inversiones con el apoyo del Gobierno Nacional y con la colaboración del INVEMAR, en donde ya es posible palpar los resultado de estas intervenciones a través de la recuperación de la  cobertura de bosque de manglar en la Ciénaga Grande de Santa Marta para el bienestar de nuestro territorio y todos los magdalenenses” afirmó Carlos Francisco Diaz Granados Martínez, Director de CORPAMAG

Similar a la dinámica anterior, entre 2018 y 2020 se resalta la ganancia de manglar en la Zona Centro y Norte y algunas pérdidas en la región sur de la Ciénaga El Conchal. Algunas zonas pequeñas de manglar también fueron afectadas por eventos de incendios en la región noroeste a inicios de 2020.

En estos años la recuperación del manglar en las zonas centro y norte de la Ciénaga fue de 3.410 hectáreas; aunque también se generaron algunas pérdidas en la región sur de la Ciénaga El Conchal.

El mantenimiento de caños y canales ha sido importante a la hora de lograr una recuperación del bosque de mangle gracias al intercambio del sistema lagunar, determinante para lograr el desarrollo saludable de los mangles.

Recuperación de bosque de mangle en Ciénaga Grande de Santa Marta
Recuperación de bosque de mangle en Ciénaga Grande de Santa Marta.

La recuperación de los mangles y sus servicios ecosistémicos

Los manglares generan una serie de servicios ecosistémicos determinantes para el ambiente y las personas que se benefician de ellos. servicios de provisión como alimentos, agua, madera fibra y recursos genéticos, servicios de regulación, tales como del clima, evitan inundaciones, enfermedades, mejoran la calidad del agua, también incluye servicios culturales como recreación, disfrute estético y además servicios de soporte como lo es la formación de suelos, la polinización y el ciclo de nutrientes.

La valoración de servicios ecosistémicos también fue parte del ejercicio desarrollado por INVEMAR quienes compararon el valor de los servicios prestados por los mangles en 2015 con los servicios prestados entre 2017 y 2020, llegaron a la conclusión que los servicios de una hectárea de manglar equivalen a 620 millones de pesos colombianos COP por lo que comparado con las ganancias que representan 6449,2 hectáreas equivaldría a cerca de 4 billones COP.

La mayoría de Servicios Ecosistémicos son profundamente devaluados por la sociedad. Muchos de estos no hacen parte de un mercado formal, y su valor no es fácilmente estimable, por lo que muchas veces son descuidados o ignorados por la economía, la industria y los habitantes locales.

Le puede interesar: Manglares, escudos contra huracanes y tormentas

Los ecosistemas de manglar juegan un rol esencial en la regulación de gases y la regulación del clima, funciones ecosistémicas relacionadas directamente con el cambio climático. Además, actúan como una barrera natural, previniendo la erosión costera y estabilizando los sedimentos, reduciendo los efectos de las inundaciones y las tormentas, manteniendo la calidad del agua y soportando un amplio rango de vida silvestre. Los manglares pueden tener un valor de uso indirecto al través de la protección de las propiedades costeras y de las actividades económicas como la pesquería.

Según la Unesco, los manglares costeros se encuentran entre los ecosistemas más amenazados de la Tierra. Según las estimaciones actuales, hasta la fecha se ha perdido el 67% de los manglares  en el mundo y en los próximos 100 años podrían perecer casi todos los manglares no protegidos, de ahí la importancia de su conservación y las acciones que se hagan para protegerlos como grandes prestadores de servicios .

*Foto de portada, Universidad Nacional

Deja un comentario