Bloggers

Acoso judicial en caso del Verdugo de la Conservación

* Ilustración portada: Rowena Neme / @nemero Tomada de la FLIP

Ante el extenso informe presentado por Natural Press sobre las presuntas irregularidades que se presentan en los Centros de Recepción y Valoración de Fauna Silvestre operados por la Fundación Bioandina Colombia, dirigida por el “Héroe al Rescate Animal”, Orlando Feliciano, el veterinario pretendió borrar la avalancha de abrumadoras evidencias publicadas en este medio a través de una acción de tutela que, como era de esperarse, fue desestimada por un juez de la Republica declarándola improcedente. El recurso judicial fue interpuesto en contra de los periodistas de Natural Press y del Representante a la Cámara Juan Carlos Losada Vargas en un caso más de Acoso Judicial en Colombia, esta vez, sobre el tema del Verdugo de la Conservación.

A pesar de que Natural Press es un medio de comunicación que opera desde Canadá, decidimos cumplir con nuestro deber como colombianos, ofrecer una explicación a la justicia y como es debido, poner la cara. La justicia falló a través del juez del caso y determinó que la tutela era improcedente.

En la tutela Feliciano Cáceres pretendía la retractación del medio y la eliminación de todos los artículos y publicaciones realizadas en redes sociales relacionadas con la denuncia y aseguró que las investigaciones lesionan sus derechos fundamentales al buen nombre y la honra.

El Verdugo de la Conservación

Feliciano afirmó que Natural Press había intentado contactarlo sólo una vez, mintiéndole descaradamente al juez. Este argumento, como todos los demás, fueron cayendo como un castillo de naipes, al demostrar ante el despacho judicial que en más de cinco oportunidades le insistimos que atendiera la entrevista, sin lograr que pusiera la cara, por esto, según el juez, “éste no accedió a refutar las presuntas irregularidades; es decir, no dio la oportunidad a los comunicadores de contrastar y verificar por sí mismos la información con la que contaban, frente a aquellos datos o documentos con los que cuenta el accionante, para que de esa manera se pudiera publicar los dos puntos de vista o el que mejor le pareciera al medio de comunicación”.

Ante las acusaciones por parte de Orlando Feliciano en la Acción de Tutela, sobre la falsedad de los testimonios, las pruebas y hechos sobre las presuntas irregularidades que se generaron en los CAVR operados por la Fundación Bioandina Colombia y las denuncias hechas por Natural Press, El Juez concluyó que, “se debe tener en cuenta que la información está soportada probatoriamente, lo cual permite suponer que lo informado se sujeta a los principios de veracidad e imparcialidad, y, por ende, se inclina la balanza en favor de la libertad de información que asiste a los accionados. Mírese que lo publicado se basa en relatos de personas que tuvieron conocimiento de los hechos, acompañados de registro fotográficos, que hacen objetiva la información”.

Retiramos la máscara de un súper “héroe al rescate animal”, de un “Titán Caracol” y al hacerlo fuimos objeto de lo que es considerado como Acoso Judicial, otra estrategia para silenciar a la prensa. Esta despreciable estrategia es generalmente utilizada por aquellos que ante la verdad y las evidencias se vieron desenmascarados. es clara la intención de ejercer como estrategia el Acoso judicial en caso del Verdugo de la Conservación.

La Fundación Para la Libertad de Prensa, FLIP, quien fue pieza fundamental en la respuesta que Natural Press ofreció a la justicia colombiana, define el Acoso Judicial como “una forma de intimidación a periodistas que usualmente publican opiniones o información que incomodan a personajes públicos con poder. En estos casos, aunque el periodista sea diligente y las publicaciones respondan a un proceso investigativo, y a los principios de veracidad e imparcialidad, se les acusa de violar el derecho al buen nombre y a la intimidad de individuos públicamente reconocidos”.

Las estadísticas que lleva la FLIP al respecto del Acoso Judicial, como estrategia para silenciar a la prensa son sencillamente escandalosas, nada más en el año 2020 se han registrado 35 casos en los que algunos personajes de la vida pública intentan ocultar la verdad sobre sus acciones a través de este despreciable mecanismo.

207 Acoso Judicial 2013 - 2020

El juez del caso determinó que de ninguna manera vulneramos el derecho al buen nombre, honra, la intimidad o cualquier otro derecho fundamental del señor Orlando Feliciano al publicar lo que es incontrovertible ante el peso de las abrumadoras evidencias. Simplemente ejercimos nuestros derechos a la información, libertad de prensa y en el caso del Representante a la Cámara, Juan Carlos Losada, autor de la ley contra el maltrato animal, el derecho a la opinión. Esta es la conclusión principal respecto del Acoso judicial en caso del Verdugo de la Conservación como estrategia de censura.

El veterinario fue señalado como presunto responsable de graves irregularidades con respecto a las condiciones de los animales que estaban a su cuidado y bajo su responsabilidad. Malos manejos técnicos, prácticas médicas veterinarias cuestionables, medicamentos vencidos, estado deplorable de los encierros, comida en descomposición, animales mutilados y otra serie de situaciones de extrema gravedad fueron dados a conocer por parte de algunos de sus exempleados que con numerosas pruebas documentales le mostraron al país la verdadera condición de los animales que han caído en sus Centros de Atención y Rehabilitación de Fauna Silvestre.

El Coleccionista de Osos

Todas y cada una de las denuncias estuvieron soportadas por fotos, videos, documentos y testimonios que fueron recogidos y publicados por Natural Press quien investigó las cuantiosas sumas entregadas por parte de entidades del Estado al conservacionista para el mantenimiento de animales, contratos y convenios que suman varios miles de millones de pesos del erario público.

Al publicar el primer informe fuimos objeto de algunas hostilidades por parte de sus amigos, socios y defensores a través de las redes sociales, incluso un alto funcionario de las instituciones responsables de velar por la protección del patrimonio natural en Colombia se atrevió a contactarnos con el firme propósito de censurar el ejercicio periodístico aduciendo que ningún ente de control o la justicia colombiana había declarado culpable de delito alguno al señor José Orlando Feliciano Cáceres.

Igualmente Natural Press realizó una investigación en la que comprobó que ocho osos andinos fueron entregados por distintas Corporaciones Autónomas Regionales con planes de rehabilitación y liberación a  la vida silvestre el primero de ellos entregado hace 17 años y el último hace 10 meses y hasta el momento no se han comprobado según las mismas entidades ambientales, procesos de rehabilitación, liberación y seguimiento de los animales, además de demostrarse en los informes que el conservacionista ha venido infringiendo la Ley ambiental con el conocimiento de las autoridades del país.

De esa forma se demostró no sólo la improcedencia de la tutela y lo absurdo de las pretensiones de Feliciano, también el cumplimiento de la labor periodística desarrollada por el equipo de Natural Press en su labor de informar con rigurosidad y seriedad cumpliendo con su rol como como medio de comunicación. El “periodismo de gestación” es el periodismo útil, que genera procesos, cambios y reacciones, por eso celebramos que los entes de control, Procuraduría, Contraloría y Fiscalía ya estén ocupándose del asunto.

Para finalizar, en el ejercicio del periodismo y particularmente en esta ocasión, recordamos al poeta español Antonio Machado. “Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. Y no es prudente ir camuflado eternamente…”

4 thoughts on “Acoso judicial en caso del Verdugo de la Conservación

  1. Gonzalo Arango dice:

    Triste, pero las “fundaciones” de rescate de fauna en todo el planeta trabajan a pérdida y son frecuentes los casos de mal manejo.
    Esa función debe ser prestada considerando los costos reales tomados de zoológicos que saben el costo cierto del manejo animal. El estado por ahorrarse unos centavos hace imposible el cumplimiento de la ley. El caso de las loras y los guacamayos como los de Medellín son más complejos.

  2. Adonai Rodriguez dice:

    Conozco a Orlando Feliciano y me gustaria saber sobre los soportes de sus periodistas investigadores sobre este tema. Ese señor ha dedicado su vida entera a la investigacion y al cuidado no solo del oso de anteojos sino tambien del Condor.
    Vivo en Ottawa, Canada y mi telefono es: 6136014355.
    Gracias,

    1. Maria Lourdes Zimmermann dice:

      Muchas gracias por su comentario, lo invitamos a leer Coleccionista de Osos y mañana publicaremos el último informe con los resultados de las visitas hechas por el Ministerio de Ambiente a las sedes de Bioandina y las conclusiones de esta entidad rectora de la política ambiental en el país.
      Gracias por leer Natural Press.

      1. Adonai Rodriguez dice:

        Perfecto, gracias. Si son 4.000 millones en aprox. 12 años serian 27 millones por mes. Ese es un presupuesto de hambre, teniendo en cuenta todos los gastos de mantenimiento, logisticos, administrativos y de salarios de los funcionarios. Hagamos unas cuentas, si?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *