News

Carros eléctricos no disminuirán la crisis climática

Carros eléctricos no disminuirán la crisis climática, asi lo sugiere una nueva investigación de la Facultad de Ciencias Aplicadas e Ingeniería de la Universidad de Toronto en Canadá, afirmando que, no serán suficientes para bajar la temperatura del planeta.

Hoy en día hay más de siete millones de vehículos eléctricos (EV) en funcionamiento en todo el mundo, comparados con los 20.000 de hace una década seguramente hace una gran diferencia pero no es suficiente bajo las condiciones actuales.

“Mucha gente piensa que un cambio a gran escala hacia los vehículos eléctricos resolverá principalmente nuestros problemas climáticos en el sector de los vehículos de pasajeros”, dice  Alexandre Milovanoff , estudiante de doctorado y autor principal de un nuevo artículo publicado en  Nature Climate Change .

“Creo que una mejor manera de verlo es esta: los vehículos eléctricos son necesarios, pero por sí solos no son suficientes”.

En todo el mundo, muchos gobiernos ya están apostando por los vehículos eléctricos. En Noruega, por ejemplo, donde los vehículos eléctricos ya representan la mitad de las ventas de vehículos nuevos, el gobierno ha dicho que planea eliminar las ventas de nuevos vehículos de combustión interna para 2025. Los Países Bajos apuntan a hacer lo mismo para 2030, Francia y Canadá tienen una meta para el 2040 e incluso recientemente  California en Estados Unidos, anunció planes para prohibir la venta de nuevos vehículos de combustión interna para 2035, pero aún así falta más ambición que sólo usar carros eléctricos para disminuir nuestras emisiones globales.

Milovanoff y sus supervisores en el departamento de ingeniería civil y mineral, el profesor asistente  Daniel Posen  y la profesora  Heather MacLean  , son expertos en la evaluación del ciclo de vida, que implica modelar los impactos de los cambios tecnológicos en una variedad de factores ambientales.

Ellos decidieron realizar un análisis detallado de lo que significaría un cambio a gran escala a los vehículos eléctricos en términos de emisiones e impactos relacionados. Como mercado de prueba, eligieron Estados Unidos, que ocupa el segundo lugar después de China en términos de ventas de vehículos de pasajeros y así poder sacar una conclusión sobre el tema.

Le puede interesar: 8 estrategias para salvar el naturaleza

“Elegimos los EE. UU. Porque tienen vehículos grandes y pesados, así como una gran cantidad de vehículos per cápita y una alta tasa de viajes per cápita”, dice Milovanoff. “También hay muchos datos de alta calidad disponibles, por lo que pensamos que nos daría las respuestas más claras”.

El equipo construyó modelos informáticos para estimar cuántos vehículos eléctricos se necesitarían para mantener el aumento de las temperaturas medias globales a menos de 2 C por encima de los niveles preindustriales para el año 2100, un objetivo que suelen citar los investigadores del clima.

“Se nos ocurrió un método novedoso para convertir este objetivo en un presupuesto de carbono para los vehículos de pasajeros de EE. UU. Y luego determinamos cuántos vehículos eléctricos se necesitarían para permanecer dentro de ese presupuesto”, dice Posen, “pero la respuesta es, mucho”.

Según los escenarios modelados por el equipo, EE. UU. necesitaría tener alrededor de 350 millones de vehículos eléctricos en la carretera para 2050 para cumplir con las reducciones de emisiones objetivo. Eso equivale a aproximadamente el 90 por ciento del total de vehículos que se estima que están en funcionamiento en ese momento.

“Para poner eso en perspectiva, en este momento la proporción total de vehículos eléctricos en la carretera en los EE. UU. es de aproximadamente el 0,3 por ciento”, dice Milovanoff.

“Es cierto que las ventas están creciendo rápidamente, pero incluso las proyecciones más optimistas sugieren que para el 2050, la flota de EE. UU. solo tendrá un 50% de vehículos eléctricos”.

Le puede interesar: Ricos producen la mitad de las emisiones globales

El equipo dice que, además de las barreras de las preferencias de los consumidores para el despliegue de vehículos eléctricos, existen barreras tecnológicas como la tensión que los vehículos eléctricos generarían en la infraestructura eléctrica del país.

Según el documento, una flota de 350 millones de vehículos eléctricos aumentaría la demanda anual de electricidad en 1.730 teravatios hora, o alrededor del 41 por ciento de los niveles actuales. Esto requeriría una inversión masiva en infraestructura y nuevas plantas de energía, algunas de las cuales seguramente funcionarían con combustibles fósiles.

El cambio también podría afectar lo que se conoce como la curva de demanda, la forma en que la demanda de electricidad aumenta y disminuye en diferentes momentos del día, lo que haría más compleja la gestión de la red eléctrica nacional. Por último, existen desafíos técnicos derivados del suministro de materiales críticos para las baterías, incluidos el litio, el cobalto y el manganeso.

¿Qué debemos hacer?

El equipo concluye que llegar al 90 por ciento de la propiedad de vehículos eléctricos para 2050 es un escenario poco realista. En cambio, lo que recomiendan es una combinación de políticas, incluidas muchas diseñadas para desplazar a las personas de los vehículos de pasajeros personales a favor de otros modos de transporte.

Estos podrían incluir una inversión masiva en transporte público (metro, trenes de cercanías, autobuses), así como el rediseño de ciudades para permitir que se realicen más viajes a través de modos activos como bicicletas o a pie. También podrían incluir estrategias como el teletrabajo, un cambio ya destacado por la pandemia de COVID-19.

“Los vehículos eléctricos realmente reducen las emisiones, pero no evitan que tengamos que hacer las cosas que ya sabemos que tenemos que hacer”, dice MacLean. “Necesitamos repensar nuestros comportamientos, el diseño de nuestras ciudades e incluso aspectos de nuestra cultura. Todo el mundo tiene que asumir la responsabilidad de esto “.

La investigación recibió el apoyo de la Beca de Posgrado Hatch para la Investigación en Energía Sostenible y el Consejo de Investigación de Ciencias Naturales e Ingeniería de Canadá.

Related Posts

Deja un comentario