News

Proyecto Quebradona agoniza en manos de la ANLA

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales ANLA archivó la polémica solicitud de licencia ambiental del proyecto de minería de cobre Quebradona, ubicado en el municipio de Jericó Antioquia y  propiedad de la minera sudafricana AngloGold Ashanti. El proyecto Quebradona agoniza en manos de la ANLA.

Según la autoridad ambiental quien archivó el trámite de evaluación de licencia, la decisión se tomó “al considerar que después de analizar la información del expediente, lo recogido en las visitas de campo y los conceptos de otras entidades, el equipo técnico de la entidad estableció que no es posible emitir una decisión de fondo sobre la solicitud de la licencia ambiental del proyecto minero”.

En diciembre de 2020 la ANLA le solicitó a la empresa AngloGold en medio de la evaluación del estudio de impacto ambiental más de 170 requerimientos de información adicional para tomar una decisión sobre el proyecto de  minería subterránea de Cobre que intervendría más de 600 hectáreas correspondientes al 2.4 % del total del área de Jericó según el Estudio de Impacto Ambiental.

Le puede interesar: Contaminan quebrada en Antioquía con biosólidos de EPM

Según la ANLA Las principales consideraciones técnicas que llevaron a ordenar el archivo de la actuación por parte de la autoridad están relacionados con “la definición del área de influencia, la caracterización de los componentes hidrogeológico, hidrológico, de geotecnia y biótico, consideraciones frente al depósito de relaves (residuos de la actividad minera) y a la subsidencia, entre otros”.

La decisión de la Autoridad se encuentra en proceso de publicidad a la empresa, a los 211 terceros intervinientes reconocidos y a la comunidad en general según lo dio a conocer la entidad, quien afirmó que “contra la decisión de archivo procede un recurso de reposición, bajo los términos y requisitos establecidos en la normativa aplicable”.

La explotación de Quebradona se haría sobre el 2.4% del territorio de Jericó Antioquía
La explotación de Quebradona se haría sobre el 2.4% del territorio de Jericó Antioquía

Archivar el trámite de evaluación de la solicitud presentada por la multinacional africana no implica la muerte del proyecto teniendo en cuenta que la minera podrá apalear a la decisión y en caso de ser negado el trámite, tendrá que iniciar nuevamente el proceso de evaluación y la presentación de nuevos estudios de calidad que permitan que la ANLA tome una decisión de fondo.

El hecho lo confirma el alcalde de Támesis Juan Martín Vásquez quien aseguró  que  “lo ideal es que hubieran negado la licencia porque el archivo no implica que no puedan insistir y continuar con estudios, además, contra este acto proceden recursos de reposición”.

Para Robinson Mejía, integrante del Movimiento Nacional Ambiental Colombiano, “aunque la ANLA no negó la licencia haber archivado el trámite es una gran victoria que demuestra que el suroeste no es un territorio para la minería”.

Un proyecto conflictivo

El proyecto Quebradona ubicado en una zona con vocación agrícola y ambiental, fue rechazado por las comunidades desde el momento en el que iniciaron los procesos exploratorios que establecieron el enorme potencial del subsuelo del área de explotación en la que se estima  hay 4.9 millones de toneladas de concentrado de cobre (80%), oro y otros minerales.

En 2020 la Corporación Autónoma Regional de Antioquia Corantioquia, sancionó a la empresa minera con una multa por $288.000.000 millones de pesos al confirmar las irregularidades que se generaron en la instalación de una plataforma de exploración y la intervención de un área de protección hídrica.

Le puede interesar: Sancionan proyecto Quebradona

Las denuncias comunitarias motivaron la apertura de una investigación que ratificó que la empresa minera había intervenido áreas de bosque sin permiso. “La Quebradona incurrió en la infracción de varias normas ambientales contempladas en el Decreto Único Reglamentario del Sector Ambiente y Desarrollo Sostenible, como la invasión de áreas de protección y conservación de los bosques”, teniendo en cuenta que el lugar donde se ubicó la plataforma correspondía a la zona de retiro protegida por el municipio de Jericó, por lo que la infraestructura debía ubicarse  a una distancia no inferior a 30 metros del curso de la quebrada, afirmó la entidad en su momento.

Desde sus inicios, las comunidades se opusieron al proyecto Quebradona.
Desde sus inicios, las comunidades se opusieron al proyecto Quebradona.

En su momento la Procuraduría General a través de la Procuraduría Ambiental y Agraria de Antioquía hizo un llamado de atención a las autoridades sobre los posibles impactos ambientales del  proyecto y aseguró que  “la iniciativa minera podría generar una nueva condición geomorfológica en el suroeste antioqueño, causando deslizamientos, desprendimientos, hundimientos y otros fenómenos de carácter geológico que implicarían cambios en la estabilidad del terreno”.

A lo anterior se suma la oposición de la comunidad local y los grupos ambientalistas en el país que se resistían al desarrollo del proyecto y hoy, celebran la decisión de la ANLA.

Fernando Jaramillo, integrante de la Mesa Ambiental de Jericó y Alianza Suroeste, se refirió al triunfo de las comunidades campesinas de Jericó gracias a la decisión de la ANLA y aseguró que “no es el máximo triunfo, ese lo lograremos en algunos años cuando Anglo Gold Ashanti no solo pierda el proyecto Quebradona, el proyecto Colosa y Gramalote y todas sus intenciones de convertir a Colombia y al suroeste y toda la vida en un desastre minero”.

Sobre la decisión de la ANLA la multinacional minera aún no se pronuncia sin embargo, en entrevista reciente con Portafolio, la presidenta de la empresa en Colombia Ana María Gómez, aseguró que estaban convencidos que el proyecto cuprífero de Quebradona “cumple con todos los requisitos para que reciba el aval por parte de la Anla”, la misma entidad que hoy lo archiva por falta de garantías.

Related Posts

Deja un comentario