News

Sorprendidos, con las manos en las alas

Funcionarios público en Italia fueron sorprendidos con las manos en las alas, violando la Ley de Caza y las medidas de distanciamiento.

“Vergonzoso” y “Enfurecedor“, así calificó la Liga Anti-Caza de Italia el evento en el que los oficiales de la Policía Forestal, encontraron en un edificio del gobierno local de Brescia al norte de Italia, a funcionarios públicos que violaron las medidas impuestas por la pandemia y en medio de un particular almuerzo, compartían un apetitoso plato compuesto por 65 aves protegidas como parte del menú principal.

El hecho ocurrió el pasado viernes cuando al medio día, la policía recibió una denuncia por una reunión social irregular y al llegar a la sede de la Comunidad de Montana di Valle Trompia en Gardone Val Trompia en la provincia de Brescia, se encontraron a los empleados del organismo municipal, entre ejecutivos y funcionarios, violando las disposiciones del COVID y “comiendo felices”, cada uno tres pájaros de especies amparadas por la normativa de protección de fauna vigente en el país. En total según la autoridad eran 65 ejemplares de diversas especies.

Le puede interesar: Primer censo nacional registra 63 cóndores en Colombia

Según la policía hay una grave violación a la Ley de Caza y también al incumplimiento de las medidas del COVID por lo que se vieron obligados a abrir una investigación por el doble escándalo.

En medio de la requisa hecha por la policía quien no tuvo que hacer mucho esfuerzo para identificar las aves que hacían parte del suculento y exótico plato como si se tratara de un manjar de reyes, uno de los funcionarios se paró de la mesa y dijo que él era quien habría traído los pájaros del escandaloso almuerzo.

El presidente de la comunidad serrana Massimo Ottelli, dijo estar dispuesto a “adoptar medidas disciplinarias” y expresó su molestia frente al hecho: “Estamos amargados y enojados, porque a menudo aquellos que deberían predicar con el ejemplo y hacer cumplir las reglas son en realidad los primeros a los que todo le importar un carajo”.

Y aunque los invitados aseguraron que todo estaba organizado bajo las medidas de distanciamiento, para la autoridad los dos hechos son un grave desafío a la reglamentación actual.

En contraste, y con un tono cínico, el funcionario regional Floriano Massardi describió los platillos servidos como “un manjar”, después de admitir que disfrutaba de comer este tipo de pájaros en brocheta. Lamentablemente, este tipo de eventos no son poco comunes, ya que Brescia se encuentra en medio de una zona migratoria importante de zorzales, verderones y mirlos, según los medios locales que dieron a conocer la noticia en medio de la indignación.

Mientras los funcionarios podrían  pagar una multa impuesta por el gobierno que asciende a 2 mil euros por cada participante del evento, la liga contra la caza de Brescia, criticó duramente el hecho en sus redes sociales.

 “Lo que sucedió es vergonzoso, otro síntoma más de la muy baja percepción de ilegalidad de la caza en los valles de Brescia, como era de esperar en el primer lugar en Italia, y entre los primeros en Europa, por la incidencia de la caza furtiva ». La sala de un organismo público ha quedado «reducida a una vulgar taberna en la que no sólo se violan las normas sobre distanciamiento social sino que también se comen aves protegidas, probablemente asesinadas por los propios comensales, a la vez funcionarios y empleados y, en parte , cazadores. Si este es el nivel del personal técnico y de los responsables de la casa común de Valtrompia, ¿cómo podemos esperar que los ciudadanos de a pie respeten las normas y sobre todo la decencia? ».

Deja un comentario