News

Suspender actividades pide experto de la ONU a Cerrejón

La Organización de las Naciones Unidas le pide a Colombia la suspensión temporal de la operación de las actividades de la mina de Carbón del Cerrejón por su impacto en el medio ambiente y la salud del pueblo indígena Wayúu de la comunidad de Provincial.

La mina del Cerrejón ubicada al norte de Colombia es el yacimiento de carbón más grande a cielo abierto de América Latina y uno de los más grandes del mundo. En el año 2019 la compañía produjo 25.7 millones de toneladas de Carbón y exportó 26,3. Pero es el impacto ambiental del proyecto el que ha sido blanco de críticas de la ONU.

La solicitud la hizo la organización a través de su relator especial sobre derechos humanos y el medio ambiente David Boyd.

“Llamo a Colombia a implementar las directrices de su Corte Constitucional y a hacer más para proteger a la vulnerable comunidad Wayúu de la reserva indígena de Provincial contra la contaminación de la mina El Cerrejón y contra la COVID-19”, manifestó David Boyd, quien especificó que durante la pandemia deberían suspenderse las operaciones en el sitio de Tajo Patilla, cerca de la reserva indígena.

Boyd explicó que el hecho de respirar aire contaminado y carecer de acceso a agua potable debido a las actividades mineras incrementa el riesgo de enfermedades para estas personas y que durante la pandemia del coronavirus esta situación puede convertirse en una amenaza mortal.

Cerrejón, mina de carbón más grande de Latinoamérica. Foto cortesía, Pacifista

“La ciencia es clara: las personas que viven en zonas que presentan niveles más altos de contaminación del aire -como la de los alrededores de la mina El Cerrejón-, se enfrentan a un mayor riesgo de muerte prematura por COVID-19”, dijo Boyd.

Pese a una resolución judicial emitida el pasado mes de diciembre donde se ordenaba a las autoridades colombianas y a los dueños de la mina mejorar la calidad del aire y disminuir el impacto de la actividad minera en la comunidad, el experto indicó que no se tomaron las medidas suficientes para proteger a los miembros de la comunidad Wayúu en el resguardo indígena de Provincial.

Le puede interesar: Restauración, comunidades que viven del bosques

La sentencia dispuso “que la empresa había perjudicado la salud de los residentes de la reserva indígena de Provincia al contaminar el aire, el agua y la vegetación, así como también se generó contaminación por el ruido y las vibraciones de la actividad minería”.

Sobre el pronunciamiento, Cerrejón no demoró en publicar una comunicación en la que se pronuncia con preocupación sobre el llamado de atención de la ONU por el llamado de suspensión de  la operación en el área cercana a la comunidad indígena de Provincial.

“Observamos con preocupación las afirmaciones de Relatores Especiales de Naciones Unidas”  y explicaron que “la empresa también recibió una carta de estos Relatores el 9 de septiembre y tiene toda la voluntad de responder en el plazo de 60 días definido por los Relatores en su solicitud, la cual vence el 7 de noviembre, para suministrar hechos adicionales para su consideración”.

Cerrejón instaló una Red de la calidad del aire en tiempo real para medir sus impactos.

La empresa agregó en su comunicado que es respetuosa de los fallos judiciales y los cumple. “Esto incluye la sentencia T-614 la cual nos ha requerido implementar nuevas y mejores medidas para mejorar la calidad del agua, el aire, disminuir niveles de ruido, olores y vibraciones con el fin de evitar afectar la salud y tranquilidad de la comunidad de Provincial.

A pesar de las limitaciones generadas por la pandemia del COVID-19 y por la suspensión de las operaciones de Cerrejón debido a la huelga convocada por el sindicato Sintracarbón, “a la fecha hemos avanzado en el cumplimiento de la sentencia, incluyendo el fortalecimiento de las medidas para reducir las emisiones de polvo” afirma Cerrejón y explica las medidas que ha venido tomando para mejor la calidad del aire en la zona como el riego de vías, el uso de barreras y de una red de cañones de niebla sobre tajos y botaderos y la puesta en marcha de una red de monitoreo de la calidad del aire en tiempo real que mide PM10 y PM2.5 a partir de monitoreos en 16 estaciones (once en la mina, dos en la línea férrea y tres en Puerto Bolívar).

Graves riesgos sanitarios para la comunidad Wayúu

Debido a la constante actividad minera las 24 horas del día durante toda la semana, y al uso de máquinas pesadas y explosivos, las personas que viven en las cercanías del yacimiento padecen diversas molestias como dolores de cabeza, trastornos respiratorios, tos seca, ardor en los ojos y visión borrosa. Las explosiones provocan temblores en las casas y lanzan partículas de carbón al aire, al agua y al terreno.

La compañía también provoca la contaminación de los recursos acuíferos no sólo al desviar y usar un gran número de arroyos y afluentes, sino también al verter agua contaminada con metales pesados y productos químicos.

En respuesta a esta situación, la empresa transportó agua a los residentes en camiones cisterna. Sin embargo, Boyd indicó que la contaminación acuífera impidió que las comunidades tuvieran acceso a agua limpia desde el inicio. “Esto ha hecho que la comunidad Wayúu dependa en mayor medida de fuentes alternativas de agua, lo que la deja más expuesta al riesgo de COVID-19”, recalcó.

“Es absolutamente vital que Colombia proteja los derechos de los pueblos indígenas a la vida, la salud, el agua, el saneamiento y a un medio ambiente seguro, limpio, sano y sostenible, deteniendo la minería cerca de la reserva Provincial hasta que pueda realizarse de forma segura”, concluyó el relator especial.

La empresa minera Cerrejón funciona de manera independiente y pertenece en partes iguales a las filiales de las empresas mineras internacionales BHP, Anglo American y Glencore.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *