Impact

El Coleccionista de osos

El Coleccionista de Osos es la segunda parte del Informe Especial de Coleccionista de Fauna, “Una Verdad Incomoda”. Esta investigación da cuenta del estado de nueve osos andinos que permanecen en cautiverio en el Santuario del Oso de Anteojos que funciona en el Centro de Recepción y Rehabilitación de Fauna de Alta Montaña CREAM propiedad de la Fundación BioAndina y del Veterinario Orlando Feliciano Cáceres.

Los osos fueron entregados por corporaciones autónomas regionales, el Ministerio de Ambiente, Parques Nacionales Naturales y otras organizaciones que decidieron ponerlos en manos de la Fundación BioAndina con miras a que fueran rehabilitados y liberados a la vida silvestre, pero según esta investigación, las entidades se desentendieron de los animales sin que se generaran procesos de rehabilitación y a cambio se pidieran recursos a donantes para su manutención.

Durante seis meses Natural Press se dedicó a conocer el origen y el estado de los animales mantenidos en cautividad en el Santuario del Oso de Anteojos, motivados por las denuncias realizadas por extrabajadores de la Fundación BioAndina quienes decidieron dar a conocer  el estado en el que se encontraban los animales y las irregularidades en su tenencia.

El Coleccionista de Osos lo llevará por nueve historias que demuestran el incumplimiento de la Ley ambiental por parte de las instituciones en y los cuidadores de fauna, la falta de seguimiento ambiental a los Centros de Recepción, el manejo antitécnico de nueve animales que hacen parte de una especie sombrilla estratégica para la conservación en Colombia, la muerte de uno de los ejemplares en extrañas circunstancias y se descubrirá como durante años se mantuvieron en encierro sin un objeto aparente.

Más de 20 fuentes entre expertos nacionales e internacionales especialistas en Oso Andino, autoridades ambientales, extrabajadores y estudios realizados, confirman las irregularidades que durante 17 años han generado un manto de duda sobre las promesas de rehabilitación de los osos del hoy, Santuario del Oso de Anteojos.

 

Osos condenados al olvido

EL DESPELOTE INSTITUCIONAL

Seis Corporaciones Autónomas Regionales, como autoridades ambientales, han entregado nueve osos al cuidado de la Fundación Bioandina con el claro objetivo de buscar su rehabilitación y retorno a la libertad en sus diferentes lugares de origen, sin embargo, estos individuos han sido olvidados a su suerte por la inmensa mayoría de instituciones sin que hasta la publicación de estos informes especiales se hayan hecho responsables de sus obligaciones consignadas en la ley sometiendo a los osos al olvido y al descuido.
Tres osos abandonados

LOS OSOS DE LA AMAZONIA

Fueron tres osos los que la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Sur de la Amazonia, Corpoamazonía, entregó a la Fundación Bioandina para su rehabilitación y posterior liberación. Niebla ha pasado más de 17 años prisionera sin ningún avance en el proceso de rehabilitación más largo de la historia. En el 2014 la misma autoridad ambiental entregó dos osos más a Feliciano con el mismo resultado, abandono por parte de esta entidad y un nulo proceso de rehabilitación y liberación.
Dos osas viejas entre rejas

LOS OSOS DE CORPOBOYACÁ

Una osa vieja condenada hasta el resto de sus días al cautiverio como consecuencia de la más deplorable manifestación de la crueldad humana, medio ciega como consecuencia de un golpe en su cabeza y con las falanges de sus patas delanteras arrancadas yace en Bioandina. Otra osa, capturada a inicios del 2020 fue sometida a un tratamiento odontológico por más de un año a pesar de que un panel de expertos de la UICN consideraron que este procedimiento no era necesario.
De Cauca a Casanare

OSOS SIN DOLIENTE

Aguazul y Mateo, de Casanare y el Cauca respectivamente es un caso casi idéntico al de Corpoamazonía, autoridades ambientales, entidades estatales que tienen la obligación por ley de hacerle seguimiento a la fauna silvestre que entregan, pero a pesar de los más de cinco años que han pasado desde que estos dos animales fueron abandonados a su suerte en Bioandina, en la actualidad, ninguna de las dos instituciones tenía idea de su existencia.
Tres años sin necesitar rehabilitación

PRESO POR HUMANOS CONFLICTIVOS

Un oso en perfectas condiciones de salud fue capturado por Orlando Feliciano por solicitud de Corpoguavio por estar cerca de comunidades campesinas en el área, la autoridad ambiental decidió capturarlo con el propósito de relocalizarlo en un área lejana de la gente. Sin embargo, este oso lleva más de tres años preso y se desconoce si aún es funcional para ser liberado a la naturaleza. Esta es la autoridad que debería haber hecho seguimiento y control a Bioandina, sin embargo, durante años las irregularidades denunciadas sucedieron bajo su lupa.
Asfixiado entre el lodo

LA MUERTE DE ``PASANTE``

Uno de los hechos más graves develados por esta investigación fue la muerte del primer oso nacido en cautiverio en Colombia a manos de trabajadores de la Fundación Bioandina. El deceso de este individuo, en un intento de recaptura tras el cuarto escape del animal, no fue reportado ante la autoridad ambiental como las normas ambientales lo exigen. Una historia que inició en el departamento de Risaralda en el zoológico Matecaña y que terminó dramáticamente en Bioandina.

Related Posts

Deja un comentario